http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Levante UD

El Levante, ante la jornada del año

Jason antes de lesionarse en el partido disputado el sábado ante el Girona en Montivili. / EFE/Robin Townsend
Jason antes de lesionarse en el partido disputado el sábado ante el Girona en Montivili. / EFE/Robin Townsend

Los cuatro últimos clasificados se enfrentan en sendos duelos a muerte | El equipo de Paco López, que ha logrado siete de los últimos nueve puntos, daría un gran paso para salvarse si vence el domingo a Las Palmas

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

El calendario en ocasiones es caprichoso. Nadie hubiera pensado en agosto que la jornada 31, la que se va a jugar entre el 6 y el 9 de abril, se convertiría en una ruleta rusa entre los cuatro equipos que se van a jugar el descenso de categoría. El viernes se abrirá esa agónica jornada con un Deportivo-Málaga en Riazor a las nueve de la noche. Un resultado que seguro que condicionará el Levante UD-Las Palmas del domingo 8 de abril cuyo pitido inicial se dará al mediodía. El club granota, fuera de los puestos de descenso, parte con ventaja en esos duelos a muerte. Los levantinistas, embriagados por el efecto Paco López, están ante la gran oportunidad de dar un estoconazo en la carrera por la salvación. Desde la llegada del técnico de Silla al banquillo, los de Orriols no conocen la derrota con siete de los nuevos puntos jugados en el casillero. Lo que en un principio algunos tomaron como un invento se ha rebelado como la decisión más acertada.

El Levante es el equipo más aliviado de los cuatro últimos y la buena racha en los tres últimos partidos le permite tener al Alavés a tiro de piedra. Pero más allá de escalar posiciones el objetivo es dar un mazazo a los tres que ocupan los puesto de descenso. Paco López sabe que una victoria ante Las Palmas sería un paso de gigante para lograr el objetivo que se marcó tras el relevo en el banquillo granota.

Además, un triunfo o un empate tendría el bonus del golaveraje, ya que el Levante salió victorioso en el Gran Canaria en la que fue el último triunfo de Muñiz en el banquillo levantinista. Los de Jémez, tras unas semanas con síntomas de mejoría, se han estancado en las últimos partidos. El Levante ha dado un estirón para tomar una ventaja de siete puntos.

Los canarios se han estancado otra vez y llevan ocho partidos sin conocer la victoria

En la jornada 27, la última de Muñiz al mando del Levante, los canarios susurraban con tan sólo un punto de desventaja en la tabla respecto al club de Orriols. Tres semanas después, los de Paco Jémez sólo han podido sumar un punto -un empate en Riazor ante el Deportivo, otro de los rivales directos por el descenso- mientras que el Levante se ha hecho con un botín de siete. Ganar el domingo ene l Ciutat de València sería alejar ya a los canarios a diez puntos más el goalaveraje.

Además, el viernes en Riazor habrá un duelo dramático entre dos equipos que tienen pie y medio en Segunda División. El Deportivo, que ha sido incapaz de despegar con Seedorf, recibe a un Málaga que desde el domingo cree en los milagros tras la victoria del domingo ante el Villarreal. Los andaluces están desahuciados pero los tres puntos hacen que todavía crean en los milagros. Los de José González deben pasar aún por el Ciutat de València, por lo que el Levante tiene en su mano la salvación.

Más sobre el Levante UD

Fotos

Vídeos