Fútbol | Levante UD

Levante UD | La juez del Levante-Zaragoza decreta el archivo provisional

Wellington Silva, junto a su abogado, antes de declarar en Valencia / Jesús Signes

Isabel Rodríguez entiende que no se ha probado el amaño ni la relación entre los 965.000 euros y la disminución de gastos de los granotas

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

Para la juez que investiga el presunto amaño del Levante-Zaragoza de 2011, el partido fue limpio. Considera que nadie ha podido demostrar lo contrario. Los largos 28 meses de instrucción se zanjaron ayer con el archivo provisional, por lo que la causa entra en una nueva fase. Se abre un plazo de cinco días para que la Fiscalía Anticorrupción o las acusaciones particulares puedan recurrir. De momento, las declaraciones de los investigados y los testigos, así como las pesquisas sobre los movimientos bancarios de los futbolistas, han llevado a la magistrada a decretar el sobreseimiento.

La titular del juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, Isabel Rodríguez, investigaba desde hacía más de un año y medio las cuentas bancarias de los jugadores que militaban en el Levante en aquella temporada. Esa era la clave, ya que la actividad económica de la mayoría de los futbolistas granotas descendió ostensiblemente al establecer una comparación entre el verano de 2010 y el mismo período de 2011. En sus declaraciones, muchos de los futbolistas adujeron que pasaron las vacaciones estivales con sus respectivas familias, por lo que el nivel de gastos resultó mínimo.

La magistrada, tal y como refleja el auto al que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, entiende que no se puede probar una relación entre los futbolistas del Levante y el dinero que salió de las arcas del Zaragoza durante los días previos al partido, disputado el 21 de mayo de 2011 en el Ciutat de València: «En cuanto a la disminución de los gastos, en un derecho objetivo como es el penal, no puede bastar para mantener una acusación, pues, además, muchos de los jugadores han justificado el motivo de dicha disminución y otros, al ser extranjeros, y dado que pueden tener cuentas abiertas en sus países de origen, no han podido ser investigados de forma exhaustiva, dejando vacío de contenido las cantidades que pudieran resultar de dicho análisis».

La querella presentada por Anticorrupción fue admitida a trámite el 14 de enero de 2015. Quedaron imputadas 42 personas. Entre ellas, los 18 futbolistas del Levante que entraron en la convocatoria para el partido en cuestión. Entre el 17 y el 19 de mayo de 2011, el Zaragoza ordenó transferir 965.000 euros a las cuentas bancarias del director deportivo, el entrenador y nueve jugadores de la entidad aragonesa. Según la Fiscalía, los mandatarios del club maño y los capitanes acordaron entregar esta cantidad a los granotas a cambio de que perdieran el encuentro.

«Pueden ser muchos otros el origen de ingresos, estando o no reflejados en los movimientos bancarios, y no dejando de ser una mera suposición basada en indicios que han resultado muy endebles y sin base objetiva incuestionable», se añade en el auto. Hay varias versiones sobre el destino de los 965.000 euros. Agapito Iglesias y Javier Porquera, expresidente y exresponsable financiero del Zaragoza, respectivamente, explicaron que se trataba de primas por la salvación. Así, entraron en contradicción con las explicaciones de varios jugadores, como Gabi, quien aseguro que extrajo el dinero y se lo devolvió al máximo mandatario para sufragar el desplazamiento de la afición maña al Ciutat de València.

¿Entonces qué ocurrió con el dinero? «La respuesta debe ser que lo único que queda acreditado es que lo recibieron ellos, pero no que lo recibieran los jugadores del Levante», apunta el documento. Al mismo tiempo, la jueza subraya la testificación del colegiado del partido, David Fernández Borbalán. «Una cuestión también muy importante es la valoración de los árbitros del partido objeto de autos, que no apreciaron, pues lo habrían hecho constar en las actas correspondientes, ninguna conducta pasiva o sospechosa de los jugadores, sino que, por el contrario, han declarado que fue un partido intenso, con un gran número de amonestaciones», agrega.

Tanto los futbolistas del Levante como los del Zaragoza han negado en todo momento que hubiera amaño. A partir de ahora, se abre un plazo de tres días para presentar un recurso ante la juez y un período de cinco días para hacerlo ante la Audiencia Provincial. La Fiscalía va a apelar y también pueden hacerlo la Liga y el Deportivo como acusación particular. A raíz del triunfo del Zaragoza, el equipo coruñés descendió a Segunda.

Cabe recordar que, a finales de mayo, Anticorrupción apremió a Isabel Rodríguez para que elaborara su escrito de acusación. Según la Fiscalía, la juez disponía de suficientes indicios para elaborar su escrito de acusación. Además, habían transcurrido los 18 meses que debía durar la instrucción. La magistrada ya se ha pronunciado. Pero lo ha hecho para dictar un auto de sobreseimiento.

Más

Fotos

Vídeos