Fútbol | Levante UD

Jony Ñíguez, un aval para Emmanuel Boateng

Jony Ñíguez, durante un partido con el UCAM Murcia. / LOF

El jugador ilicitano, hermano de Saúl y Aarón, coincidió con el ghanés en el Rio Ave. «Destacaría su potencia y que era un animal en los saltos. Está en fase de crecimiento», avisa el alicantino sobre el delantero del Levante UD

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

Emmanuel Boateng tenía sólo 18 años cuando irrumpió en el primer equipo del Rio Ave. Era su primera experiencia europea y, mientras trataba de superar las dificultades de la integración, intercambiaba algunas palabras con Jonathan Ñíguez, más conocido como Jony. Ambos llegaron durante el verano de 2014 al club portugués. Y el ilicitano, hermano mayor de otros futbolistas como Saúl y Aarón, se quedó boquiabierto al descubrir la fuerza y la capacidad de salto del delantero ghanés. El africano se hizo un hueco en la máxima categoría lusa y ahora lucha para adaptarse a la Liga española y a la filosofía del Levante UD. No le está resultando fácil. El alicantino, quien actualmente milita en el UCAM Murcia, avisa de que el joven atacante necesitará tiempo para despegar.

Jony Ñíguez aún recuerda las primeras apariciones de Boateng. Le impactaron. "Coincidí con él en el Rio Ave y subió del filial a principio de temporada. Nos ofreció bastante porque demostró tener unas condiciones físicas que no eran normales para la edad que tenía. Era un chaval con un desparpajo increíble, que no se arrugaba en ningún duelo. Destacaría de él su potencia, su velocidad, su fortaleza y sobre todo que era un animal en los saltos para rematar de cabeza. Le veía una condiciones muy buenas por explotar. Técnicamente, es correcto", asegura el ilicitano.

Durante la temporada 2014-15, en la que Boateng y Jony compartieron vestuario en el Rio Ave, el ghanés disputó un total de 27 partidos, 13 de ellos como titular. Incluso gozó de protagonismo en los compromisos de Europa League. "Era muy trabajador. No hablaba mucho por el tema del idioma. Subía gente del filial que también venía de su país o de Nigeria y se relacionaba bastante con ellos. Pero yo también tenía buena relación con él y hablábamos en alguna ocasión. Entendía que se le hacía difícil la adaptación y siempre intentaba aconsejarle. Demostrar lo que demostró no era fácil", añade.

En verano, Jony tuvo un paso fugaz por el Mallorca: «Sarver transmitía unos valores que me gustaban»

Boateng, quien se marchó al Moreirense en 2015, se alza como la mayor apuesta realizada por el Levante desde que Tito asumió la dirección deportiva. El club azulgrana ha abonado 2,5 millones por el delantero. De momento, no se ha ganado un puesto en el once titular. El entrenador, Juan Ramón López Muñiz, considera que el jugador todavía debe acoplarse.

"Cuando hacen una inversión tan grande es porque los técnicos le han visto cualidades. Muñiz lo tiene a diario y sabe que esa adaptación y no entender el idioma se hace cuesta arriba para el chaval, pero con el tiempo se va a ir integrando y seguro que podrá rendir a mejor nivel", señala Jony, quien pide paciencia: "Está en progresión y necesita mejorar cosas para ser un punta referencia de un Levante. Aún le queda por aprender, pero tiene potencial. Ahora mismo está en fase de crecimiento y tampoco hay que exigirle más de eso. A largo plazo, puede ser un jugador válido".

Jony, de 32 años, tuvo un paso fugaz por el Mallorca en verano. Fichó por el conjunto balear, pero, al no tener las oportunidades que esperaba, decidió hacer las maletas y recalar en el UCAM Murcia. Eso sí, le dio tiempo a conocer a Robert Sarver, propietario del club bermellón.

"Me pareció muy bien todo lo que transmitía. Transmitía unos valores que me gustaban mucho. Es un hombre que tiene las ideas claras y que está aportando mucho al Mallorca", comenta Jony, hermano del jugador del Atlético de Madrid Saúl y de Aarón, ahora en el Oviedo. Su padre, Boria, también fue futbolista.

Los tres hermanos permanecen en contacto: "Estamos muy orgullosos de lo que estamos consiguiendo. Los éxitos de mis hermanos son motivos de felicidad para mí. Siempre he intentado animarles y ayudarles para que los errores que yo pudiera haber cometido no los competieran ellos. Y hemos tenido la suerte de tener un padre que nos ha ayudado mucho a entender esta vida de futbolista".

Jony sigue de cerca al Levante, en el que milita su amigo Chema Rodríguez: "Coincidí con él en el Alcorcón. Y Saúl estuvo con él en el Atlético. Le deseo lo mejor del mundo porque se lo merece". Celebró el espectacular tanto que marcó ante la Real Sociedad: "Le felicité. Fue un golazo. Aunque no sea su faceta, no viene mal meter de vez en cuando alguno".

Más

Fotos

Vídeos