http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Levante UD | Jason deja en punto muerto su renovación

Moisés de Hoyo, el nuevo preparador físico del Levante, controla a los jugadores durante el entrenamiento de ayer en Buñol. / jesús signes
Moisés de Hoyo, el nuevo preparador físico del Levante, controla a los jugadores durante el entrenamiento de ayer en Buñol. / jesús signes

El Levante ha planteado una mejora contractual al extremo gallego, que se muestra disconforme con algunas actuaciones de los dirigentes granotas «No voy a tener prisa. Me quedan dos años», avisa el jugador

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

El Levante afrontaba la nueva temporada con dos renovaciones contractuales en mente: la de Raúl Fernández y la de Jason. La primera de ellas quedó zanjada el 18 de junio. El guardameta vasco, con el Trofeo Zamora de Segunda División bajo el brazo, extendió su vínculo hasta 2019 con opción a un año más en función de objetivos. El otro caso, el del extremo gallego, se ha atascado. El club granota puso en marcha las conversaciones con el objetivo de mejorar sus condiciones laborales y prolongar la relación, pero de momento no se ha alcanzado un acuerdo. El futbolista deja en punto muerto la negociación.

Jason, junto a sus compañeros del Levante, comenzó ayer los entrenamientos de pretemporada en la ciudad deportiva de Buñol. El jugador coruñés se convirtió en una de las revelaciones de la categoría de plata durante la pasada campaña. A las órdenes de Juan Ramón López Muñiz, se adueñó de la banda derecha y fue determinante en diversos partidos. Marcó diez goles. La entidad de Orriols se ha propuesto atar a largo plazo al futbolista, pero por ahora no se ha llegado a un punto de encuentro.

Jason huye de las urgencias. «Es algo que me quiero tomar con mucha calma, porque han pasado ya cuatro años desde que firmé mi primer y único contrato profesional y no he tenido la oportunidad hasta ahora de renovar. Así que no voy a tener prisa cuando aún me quedan dos temporadas por delante. Estoy tranquilo por esto», ha asegurado el futbolista en una entrevista concedida a La Voz de Galicia.

El extremo, quien acaba de cumplir 23 años, se muestra disconforme con ciertas actuaciones de los dirigentes granotas: «Por un lado, reconozco que he sido jugador profesional gracias al Levante, pero, desde mi punto de vista, en muchos momentos se ha hecho las cosas de forma diferente a lo que yo pienso. Evidentemente mis agentes están para defender mis intereses porque para eso les contrato. Y la verdad es que estoy muy contento de toda mi trayectoria junto con ellos».

Comparte representantes con Víctor Camarasa, pero deja a un lado la tensión que existió el pasado verano entre sus agentes y el Levante por el caso del mediocentro valenciano, quien ha recalado en el Betis.

Jason tiene contrato hasta 2019 y su cláusula de rescisión es de 12 millones de euros, aunque posee uno de los sueldos más bajos de la plantilla. El Levante le ha planteado una mejora salarial y una prolongación del vínculo. Por ahora, no hay entendimiento. Habrá que esperar. El jugador, después de haber brillado en Segunda División, maneja el interés de varios equipos.

«Sé que hay clubes de Primera que han llamado directamente al Levante para preguntar por mí. Y también uno de un liga muy importante ha realizado una oferta formal y el club la ha rechazado», admite. El Deportivo, que lo descartó por su baja estatura cuando formaba parte de su cantera, le ha tanteado este verano. Y abre la puerta a un regreso: «Soy de A Coruña, el Dépor es equipo de mi tierra. Algún día se dará, llevo al Dépor en el corazón. Claro que me gustaría que se produjera algún día...».

Jason no descarta una salida: «Esto es fútbol y a veces te dicen que no cuentan contigo y otras te venden directamente o te ceden, como hicieron conmigo en dos ocasiones. Somos profesionales y una cosa es ser agradecidos y estudiar una propuesta, pero ahora no pienso en eso, solo en triunfar porque nos espera un año muy importante y complicado».

El pasado verano, el Levante ejecutó una cláusula unilateral que le permitió extender el contrato de Jason hasta 2019. «No hubo una negociación para renovar. Por eso ahora mi contrato no me preocupa lo más mínimo. Sólo me preocupa hacer una temporada sobresaliente», recuerda.

El Levante entiende que debe adecuar el sueldo de Jason al rendimiento que ofreció durante la pasada temporada. El club le ha propuesto unas condiciones y espera avanzar en las negociaciones. Mientras tanto, el futbolista no se plantea pisar el acelerador. Se centra en seguir creciendo, aunque destaca su «cariño» hacia el conjunto granota.

«Estoy muy agradecido al Levante porque al final es el equipo que me ha dado la oportunidad de jugar en el fútbol profesional. Me siento muy querido por la afición, desde el primer momento me han apoyado, así que me gusta devolverles el cariño con goles y esfuerzo», indica.

Más

Fotos

Vídeos