http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

La hora de desechar las armas de fogueo

Muñiz dialoga con sus jugadores al inicio del entrenamiento de ayer. / JESÚS SIGNES
Muñiz dialoga con sus jugadores al inicio del entrenamiento de ayer. / JESÚS SIGNES

Muñiz evita pronunciarse sobre si quiere fichajes para centrar la atención en el partido mientras Jason está a punto de reaparecer tras su lesión Boateng, el único '9' que ha marcado, tiene problemas físicos

M. RODRÍGUEZ

valencia. Villanueva de San Andrés de Eibar, conocida de forma simplificada como Eibar, es una ciudad que vive desde siempre de la metalurgia. Mundialmente conocida por las fábricas armamentísticas, el primer vestigio de esta actividad data de finales del siglo XV. Tanto es así que al equipo de fútbol del municipio situado en la cuenca del río Deva se le conoce como el conjunto armero. La SD Eibar vive el sueño de militar en la Liga, pero este inicio de temporada está padeciendo porque tiene la pólvora mojada. Más que como francotiradores, sus futbolistas son escopetas de feria en la parcela ofensiva: suman la pírrica cifra de tres goles a favor entre Liga y Copa. Aunque no resulta difícil superar esa marca, la del Levante -nueve tantos en diez encuentros- tampoco es para recibir una condecoración. Aunque los granotas están en una zona más confortable en la clasificación que los guipuzcoanos, el encuentro de esta tarde en Ipurua se presenta como la hora de desechar las armas de fogueo.

«No estoy preocupado, ese es un debate externo», deslizó ayer el técnico granota, Juan Ramón López Muñiz. «Los goles los hacen unos y otros. Todos valen independientemente de quién los marque. Hay que seguir trabajando», incidió el técnico. Lo que resulta innegable es que da para un análisis minucioso que sólo un delantero puro haya marcado -y un gol- en lo que va de temporada. Fue Boateng, el jueves, en partido de Copa. El africano incluso se había quedado fuera de la lista en el último encuentro de Liga. Ayer por la tarde viajó con la expedición, aunque el entrenador asturiano reconoció que arrastra «algún problemilla». Con Nano Mesa lesionado y su tanto en Girona, todo parecía indicar que sería Boateng el '9' de referencia contra el Eibar. Al estar tocado, Álex Alegría tiene más papeletas para contar con una nueva ocasión para estrenar su cuenta.

Muñiz quiso desterrar cualquier distracción ajena al encuentro de Ipurua al negarse a responder sobre si quiere que le fichen un atacante. En su foro interno seguro que celebra que Jason esté casi a punto de reaparecer. Debate del delantero aparte, no se puede dejar de incidir en la importancia del choque, de esos que se califican como de seis puntos. «Tenemos claro que es un partido muy importante. Nuestro objetivo es ir sumando y va a ser así hasta el final del trayecto. Estamos en el camino», subrayó el técnico.

«Nuestro objetivo es ir sumando hasta el final del trayecto, estamos en el camino», incide Muñiz

Pese a la derrota del Alavés, perder hoy en Ipurua podría acercar el descenso en función del Las Palmas-Deportivo de mañana. No es día de distracciones. Muñiz calificó al Eibar como un equipo consolidado que ya no se limita a ser un rival rocoso. Invitó a sus futbolistas a afinar la puntería. Mendilibar también tuvo palabras de elogio hacia los levantinistas: «Saben a que juegan, se cierran bien atrás y salen al contragolpe. Si se adelantan en el marcador no es fácil darle la vuelta. Deberemos tener especial cuidado en las vigilancias». Pero el verdadero problema de su equipo es que la sirena que regaló el dueño de la fábrica Alfa para anunciar a la ciudad los goles del Eibar en Ipurua sólo ha sonado dos veces esta temporada. Por el bien del Levante, que permanezca en silencio una tarde más.

Fotos

Vídeos