Las Provincias

La fiscalía pide que se procese ya a los 42 investigados del partido Levante-Zaragoza

El exjugador del Levante Stuani, a la derecha junto a su abogado. :: irene marsilla
El exjugador del Levante Stuani, a la derecha junto a su abogado. :: irene marsilla
  • Catalán muestra su deseo de que el caso se resuelva pronto, pero recalca: «El club ni está afectado, ni imputado»

El caso sobre el presunto amaño del partido Levante-Zaragoza de 2011 se había estancado desde hace meses, pero en los últimos días ha dado un acelerón. La fiscalía Anticorrupción ha solicitado al juzgado de Instrucción número 8 de Valencia que se procese ya a los 42 investigados por el posible delito del encuentro, de hace ahora seis años. El Ministerio público considera que la investigación está terminada y ya cuenta con suficientes indicios para elaborar su escrito de acusación, en un documento al que ha podido tener acceso LAS PROVINCIAS.

Ahora será la juez del caso, Isabel Rodríguez, quien decida si admite la petición, tras el escrito del fiscal, o archiva la causa al considerar que los hechos no constituyen delito. La instrucción ha concluido, según la fiscalía, tras pasar los 18 meses que marca la ley para las causas complicadas. Aunque en caso de que se decrete el inicio del proceso, muchos abogados pretenden recurrir el auto de incoación de procedimiento abreviado, al entender que no ha quedado acreditado el delito.

Los 42 investigados han ido declarando en la ciudad de la justicia de Valencia durante los dos últimos años, desde marzo de 2015, y ninguno ha admitido que hubiera amaño. Los 18 futbolistas del Levante (aunque ninguno sigue ya en el club granota) argumentaron que en aquel verano de 2011 no se gastaron dinero porque pasaron las vacaciones con sus familias. Pero un informe de Hacienda pone en duda esta versión. La fiscalía expone que recibieron dinero por dejarse perder y por eso no gastaron nada ese verano.

Según las investigaciones y la querella presentada por Anticorrupción en febrero de 2015, los jugadores del Zaragoza recibieron dinero del club aragonés y posteriormente lo sacaron de sus cuentas para dárselo en efectivo a los futbolistas del Levante, con el objetivo de que se dejaran perder aquel encuentro, que acabó con derrota granota y la salvación de los maños en Primera División. El montante total del dinero entregado según la fiscalía fue de 965.000 euros. Lo que constituiría un delito de fraude deportivo.

Tras finalizar el periodo legal de 18 meses de instrucción, la juez no tiene más tiempo para demorar su decisión. Si decide archivar la causa, el fiscal podrá recurrir a la Audiencia. En cambio si opta por continuar con el proceso, daría traslado al fiscal para que pida una pena a los futbolistas y el siguiente paso sería llevarlo al juzgado de lo Penal y se haría cargo otro magistrado. Comenzaría otro proceso judicial, con la apertura de juicio oral con las declaraciones nuevamente de los 42 investigados y se pueden admitir nuevas pruebas de las partes, lo que podría conllevar probablemente otros dos años más hasta saber el fallo.

Pero no solamente los 42 investigados han negado en todo momento que hubiera amaño, sino que los testigos citados a declarar por la fiscalía también lo hicieron. El presidente del Levante, Quico Catalán, manifestó en Madrid no tener constancia de que se produjera un fraude en el encuentro, y ayer volvió a reiterarlo a este diario: «La fiscalía hace su trabajo y da traslado a su señoría. Soy el primero que quiere que se resuelva rápido, pero el club ni está afectado, ni imputado, ni investigado». En la misma línea declaró el entonces entrenador, Luis García, que lo hizo por videoconferencia en el juzgado. Incluso el árbitro, David Fernández Borbalán, dijo que no vio indicios de un amaño.

La única persona que siempre ha mantenido que se produjo el fraude es Javier Tebas, presidente de la Liga y testigo del caso. Su denuncia motivó la investigación y posterior querella de la fiscalía Anticorrupción. Según explicó, Tebas se enteró del posible amaño porque se lo dijo Lendoiro, expresidente del Deportivo, club que descendió por la victoria del Zaragoza. A Lendoiro a su vez se lo había dicho Sergio González, exjugador del Levante ese año, y Fernando Roig, presidente del Villarreal. Pero los tres, también testigos, declararon en los juzgados que aunque podían albergar la sospecha, no tenían ninguna prueba.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate