Las Provincias

El Levante UD ya ve al final del túnel la Primera división

Jason disputa el balón con el jugador del Córdoba Bíttolo. :: manuel molines
Jason disputa el balón con el jugador del Córdoba Bíttolo. :: manuel molines
  • El Levante UD sigue intratable y se impone al Córdoba con un derroche de Roger y Jason

Cada vez se ve más cerca. La luz entra con mayor fuerza y empieza a permitir que se vean los destellos de este Levante UD intratable, que domina con paso firme su trayecto por el túnel. Y al final deslumbra la Primera División. Ya se ve. El equipo se aproxima con velocidad de crucero, dejando a todos los rivales que le salen a su paso. Da igual quién esté enfrente, siempre acaba derrotado por los azulgranas. El éxito está en la mano, sólo hace falta que las matemáticas digan cuándo y dónde se celebrará el ascenso.

Ayer de nuevo el Levante ganó con autoridad, aunque también con el sufrimiento de casi siempre. Roger se echó el equipo a la espalda y allanó el camino para la victoria, a la que Jason le dio brillo con una genialidad al final. 17 puntos de distancia con el tercero, a falta de lo que hagan hoy Cádiz y Getafe. Un martillo pilón que está batiendo récords en la categoría.

El conjunto valenciano marcó una presión muy alta desde el inicio, no dejaba respirar al Córdoba, lo que provocaba fallos en su salida de balón y continuos robos de los granotas. En una de esas jugadas, Roger se echó encima del portero, Razak se complicó con un regate absurdo y el de Torrent, listo como nadie, le robó la pelota y provocó la falta en la frontal del área, que bien pudo haber sido expulsión del meta. Campaña no tuvo dudas y aprovechó el regalo desde una posición perfecta para lanzar su disparo con precisión de francotirador a la escuadra, como hizo en Elche, para adelantar al conjunto granota. Muy pronto se le ponían las cosas de cara al equipo.

Chema fallaba algunos pases, se notaba la inactividad a la hora de sacar el balón. Todo lo contrario que Postigo, crecido una vez más en su parcela, dominando el área. Mientras, Rober Pier cumplía sin complicaciones en el lateral izquierdo. El equipo parecía ir sobrado y se desmelenó con unos minutos excelsos. Campaña y Jason se inventaron una excepcional jugada al primer toque en la que no logró definir el sevillano, solo ante el portero. Los granotas lo bordaban con combinaciones de tiralíneas, rápidas, vistosas, con Espinosa asociándose con Campaña y Jason. En una de las acciones más brillantes Roger marcó, pero fue anulado por fuera de juego.

Aunque esos minutos de locura se acabaron pronto, el Levante cayó en la relajación de saberse muy superior y el Córdoba se recuperó. Una pérdida de Natxo Insa provocó que Juli se plantara solo en la frontal, pero remató fuera. El mediapunta de nuevo pudo marcar con una volea ladeada que Raúl despejó. Los andaluces iban afinando su puntería, hasta que llegó el empate. Y tuvo que ser el exgranota Héctor Rodas el que lo hiciera, con una gran volea tras un córner. Un gol que el del Cabanyal no celebró y que fue respondido con aplausos del Ciutat.

Un traspiés inesperado ante el que el Levante debía recuperarse, retomando ese control del balón que había perdido para dar vida a su rival. Muñiz retiró a Morales y dio entrada a Rubén García para buscar más explosividad por la banda derecha, ya que Jason se cambió a la izquierda. Y sólo pasaron 15 segundos tras el descanso para que Roger estuviera a punto de marcar, en una vaselina que rozó el poste.

Habían salido con hambre los granotas buscando la victoria en la segunda parte, pero el técnico quería una mayor canalización del juego ofensivo y retiró a Espinosa por Casadesús buscando que el contacto con Roger fuera más fluido. Costó unos minutos que esa intención se convirtiera en realidad, pero en la primera conexión llegó el gol. Un golazo. El balear recibió casi en el centro del campo y al primer toque envió un pase perfecto para la carrera del de Torrent, que ganó en velocidad al defensa y marcó de potente disparo a Razak. Brillante jugada y perfecta definición del mejor delantero de Segunda, que sigue acercando al Levante a Primera.

Con el marcador a favor el equipo ya no mostraba ansiedad, sino tranquilidad, orden y capacidad para controlar el balón ante un Córdoba nervioso porque se veía una semana más en descenso. Muñiz retiró a Insa, irregular con algunos errores, para que Lerma ayudase a ese dominio del cuero tan necesario en los minutos finales para la victoria.

Pero esta vez tocaba irse más tranquilo de Orriols. Primero pudo marcar el colombiano tras una gran carrera, pero sí lo hizo después Jason, en una acción espectacular, propia de un pura sangre. El gallego robó el balón en su campo, arrancó a toda velocidad, se cruzó todo el terreno a ritmo de Usain Bolt en el minuto 91, hizo la pared con Casadesús y tuvo temple para batir a Razak. Brillante jugada para coronar una nueva victoria granota. Ya queda un peldaño menos para el ascenso.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate