Fútbol | Levante UD

Levante UD | Fiesta con Zamora y sin récord

Jason, uno de los jugadores levantinistas más activos anoche, encara al portero del Huesca / Manuel Molines

El conjunto granota, que celebra el título junto a los héroes de 2004, pierde su primer partido en casa

ALBERTO MARTÍNEZValencia

Era una noche para disfrutar. Nada lo iba a estropear. El Levante UD no pudo despedir su corta travesía por la Segunda División con un triunfo. Perdió ante un Huesca que llegó a Orriols con mucho en juego. El conjunto de Muñiz se quedó sin el récord de los 21 partidos consecutivos invicto como local en una misma temporada. Algo que ningún club ha logrado en la categoría de plata. En cambio, sí pudo poner una guinda al curso con el trofeo Zamora. Raúl se lo llevó. La velada terminó con un emotivo homenaje a los artífices del retorno a Primera. El Ciutat cerró ayer una etapa que da rienda suelta a la ilusión.

Muñiz decidió devolver la titularidad a Raúl para que luchara por el primer puesto en la clasificación de mejores porteros de Segunda, que estaba liderada por Édgar Badía. Una carrera que dejó una curiosidad en los prolegómenos.

Y es que, cuando el Reus anunció el once inicial para su partido ante el Almería, Jordi Codina aparecía como el arquero titular en detrimento de Badía. Sin embargo, unos minutos antes de arrancar y conociéndose ya la alineación del Levante, el técnico del equipo catalán, Natxo González, decidió cambiar los planes y apostar por el barcelonés.

1 Levante UD

Raúl (Oier, m.61), Iván López, Salveljich, Chema, Toño, Rober Pier, Campaña, Morales, Casadesús (Montañés, m.81), Rubén García (Verza, m.59) y Jason

2 Huesca

Herrera, Akapo (David López, m.60), Íñigo López, Carlos David, Brezancic, Aguilera, Melero, Ferreito, Samu Sáiz, Vadillo (Camacho, m.72) y Borja Lázaro (Vinicius, m.89)

GOLES
1-0, m.58: Morales. 1-1, m.67: Aguilera. 1-2, m.75: Samu Sáiz
árbitro
Prieto Iglesias (comité navarro). Amonestó por el Huesca a Akapo. Expulsó por doble amarilla al levantinista Róber Pier (m.57)
incidencias
Partido disputado en el estadio Ciutat de València ante 11.700 espectadores, quinientos de ellos llegados desde Huesca

En el Ciutat, Raúl no tardó en demostrar su solvencia. El bilbaíno se exhibió con intervenciones de mérito durante el primer acto. El encuentro arrancó con un ritmo elevadísimo. Se creaba espacios y ambos conjuntos miraban al ataque.

El Levante trataba de hacer daño especialmente por las bandas. Morales se erigió en el gran dolor de cabeza de Akapo. El madrileño, en el minuto 22, puso en pie a la afición con una de las suyas. Deleitó con una cabalgada de 50 metros para hacer daño al contragolpe y, cuando se vio envuelto por tres rivales, sacó de la chistera dos recortes para forzar la falta junto al área. El extremo ha terminado la temporada recuperando la frescura perdida.

Iván y Jason se encargaban de dar profundidad por el otro costado. El gallego, quien había protagonizado el primer aviso de Levante, recordó los motivos que le han llevado a ser una de las revelaciones de la categoría. Su potencia provocaba varios desajustes en la zaga del Huesca.

El partido estaba abierto. El Huesca realizó una apuesta valiente, ya que el triunfo le garantizaba un puesto en la promoción de ascenso a Primera. Muñiz renunció ayer a la figura del delantero centro, situando a Casadesús como referencia ofensiva y a Rubén en la mediapunta

Antes del descanso, Raúl se lució desviando a córner un obús de Samu Sáiz. El segundo tiempo arrancó con la misma dinámica. Hasta que llegó la vorágine. En el minuto 55, justo después de que Morales reclamara un penalti, Róber Pier vio la segunda amarilla al cortar el contraataque con un agarrón. El mismo motivo por el que había visto anteriormente la primera cartulina.

Y sólo dos minutos después de la expulsión, Morales alegró a la grada. El madrileño interceptó una inocente cesión de Akapo a su portero y, solo ante Herrera, no desaprovechó el regalo.

Muy pendiente del cronómetro estaba Muñiz. En el 61, cuando Raúl ya había jugado tiempo suficiente para que el encuentro fuera contabilizado, el técnico lo sustituyó por Oier. El bilbaíno se marchó con la portería a cero y un promedio de 0,66 goles por partido. Ya había superado en el ranking a Edgar Badía, ya que el Reus perdía 1-0. El arquero catalán acabó la campaña con un coeficiente de 0,69.

Poco después, el encuentro se torció. Aguilera puso las tablas con un testarazo. El Levante se aferraba a las continuas galopadas de Morales, quien representaba un peligro constante para la defensa rival. En cualquier caso, el dominio del balón correspondía al Huesca. Así, en el minuto 76, el cuadro de Anquela se puso por delante. Samu Sáiz atravesó la zaga azulgrana y puso el 1-2.

Los puntos no eran trascendentes, aunque la derrota privó al Levante del récord como local. El Huesca, con su triunfo, se metió en el playoff de ascenso junto a Cádiz, el Tenerife y el Getafe. Finalmente, el UCAM descendió a Segunda B, al igual que el Mallorca, el Elche y el Mirandés. En Orriols, el final de curso sólo podía servir para disfrutar.

Con el pitido final, representantes de toda la escuela saltaron al césped para rendir el homenaje a los campeones. Tras ellos, y con la banda sonora de 'La vida es bella' sonando, aparecieron Tito, Rubiales, Aganzo, Mora, Aizpurúa, Juanra, Ettien, Félix Carballo, Cuéllar, Manolo Hidalgo y Descarga. Los héroes del ascenso de 2004. Alzaron el título en su día. Y anoche hicieron el pasillo de honor para recibir a los hombres de Muñiz, que fueron anunciados uno a uno por megafonía.

Entonces, Carballo y Descarga fueron los encargados de entregar la copa que conquistaron en 2004 al capitán del presente, Pedro López. Pasan el testigo. La Primera División ya espera.

Más

Fotos

Vídeos