Fútbol | Levante UD

La estabilidad familiar impide la llegada de Larsson al Levante UD

Sebastian Larsson no formará parte de la plantilla del Levante. / ALEXANDER KLEIN / AFP

El Levante tenía un acuerdo con el centrocampista sueco, quien había superado la revisión médica en Valencia, pero el domingo se rompió la operación

ALBERTO MARTÍNEZ Valencia

El Levante había convencido deportiva y económicamente a Sebastian Larsson, pero había una circunstancia que no podía controlar y que fue la que acabó frustrando la operación. El centrocampista sueco, de 32 años, se escapó en el último minuto. Estaba libre tras acabar su contrato con el Sunderland y se sentía atraído por la posibilidad de conocer la Liga española. El presidente azulgrana, Quico Catalán, ha explicado esta mañana el curioso caso.

“Este es un ejemplo de la dificultad que existe a la hora de firmar un jugador. Estuvo en Valencia, comió en Valencia, durmió dos noches en Valencia y pasó la revisión médica. El Levante sabe que el acuerdo estaba condicionado a que viniera con su mujer para que conociese la ciudad y saber dónde iban a estudiar sus hijos. Llevan 13 años en Inglaterra y son nórdicos. Era fundamental para ellos no trastocar su situación. Pasó la revisión médica, y es un jugador libre. En su momento tuvo una lesión y tenía que pasar todos los reconocimientos médicos. El domingo nos iba a trasladar su decisión definitiva. Y fue que, aunque le hacía mucha ilusión jugar en la Liga española, imperó el futuro de su familia. Nos trasladó que lo mejor para su familia era seguir en Inglaterra. Poco puedes hacer”, ha explicado Quico Catalán esta mañana durante la presentación oficial de Ivi, el último fichaje del Levante.

El joven extremo izquierdo ha mostrado su satisfacción por comprometerse con el equipo granota para las cuatro próximas temporadas. “Desde el primer momento, el Levante fue a por mí y yo no tuve dudas en venir aquí. Vi el apoyo de Tito, Quico y el míster y yo estaba encantado”, ha admitido el madrileño, quien destacó su polivalencia: “He jugador en las tres posiciones de arriba, pero donde me ponga el míster voy a ayudar al equipo. Quiero devolver toda la confianza que han depositado en mí”.

El Levante ha pagado por Ivi 1,2 millones fijos, a los que hay que añadir 300.000 euros en variables. Además, el Sevilla se guarda una opción de recompra sobre el futbolidas y, en caso de que la ejecute, el Levante se reserva un porcentaje de un hipotético traspaso.

El director deportivo del Levante, Tito, ha reconocido el interés por Amath Ndiaye, del Atlético de Madrid: “Nos posicionaremos hasta el final para tener opciones”.

Fotos

Vídeos