http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Fútbol | Levante UD

El Levante UD, otra vez dueño de sus traspasos

Iván López, durante el partido contra el Deportivo. / Levante UD
Iván López, durante el partido contra el Deportivo. / Levante UD

El Levante podrá retener todos los ingresos por venta de jugadores dentro de un año | Al cancelar la deuda subordinada, el club ya no deberá destinar a los acreedores las inyecciones superiores a 650.000 euros

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

El Levante UD está muy cerca de liberarse. El 28 de julio de 2010, en la Ciudad de la Justicia, se aprobó el convenio de acreedores que, a partir de ese momento, obligaba al Levante a destinar la mayor parte de sus ingresos por la venta de futbolistas a recortar la deuda. Entonces, la entidad azulgrana debía 61 millones de euros. Actualmente, unos 20. Un exitoso proceso que va a permitir a los dirigentes ganar margen de maniobra muy pronto. Si se cumplen los pronósticos, dentro de un año, las inyecciones económicas procedentes de los traspasos de jugadores irán íntegramente a la caja del club.

A raíz del convenio firmado hace más de siete años, el Levante se comprometió a que, siempre que superase los 650.000 euros de ingresos por la venta de futbolistas durante un mercado, el excedente debía emplearse para recortar la deuda con los acreedores. Un pacto que está a punto de llegar a su fin.

Con el crédito ordinario cancelado, el Levante prevé que amortizará el subordinado entre septiembre y octubre del próximo año. Al igual que ocurrirá con el privilegiado de 3,5 millones que mantiene con Hacienda. Cuando esos pasos estén dados, el club ya no tendrá que conformarse con sólo 650.000 euros de los distintos traspasos acordados en cada mercado. La entidad granota ya habrá cumplido el convenio, por lo que dejará de reservar la cantidad restante para los acreedores.

Desde que se dio luz verde al convenio, el Levante ha cumplido rigurosamente con las obligaciones, adelantando plazos merced a las históricas ventas realizadas. El pasado verano, el club traspasó a Víctor Camarasa por siete millones y a Deyverson, por 5,5. Jugosas operaciones que se unen a las de Keylor Navas, Felipe Caicedo, Vicente Iborra y Arouna Koné, entre otras.

El Levante va a cobrar en diferentes plazos por la marcha de Camarasa y Deyverson. Además, cerca de seis millones, que representan el 15 por ciento de los ingresos por derechos de televisión correspondientes a la presente temporada, servirán para reducir deuda.

Teniendo en cuenta estos números, a principios del curso 2018-19, el Levante sólo deberá dinero al Ayuntamiento de Valencia y a los bancos, con los que se refinanció la deuda en su día. Unos compromisos que irá asumiendo sin necesidad de condicionar los ingresos por traspasos.

La deuda con el Ayuntamiento, de dos millones, debe quedar saldada antes de 2022. Y los 14,8 pendientes con Cajamar y Caixabanc fueron refinanciados hasta 2034.

Más noticias

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos