http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Cotif que cambió una vida

El Hacen lucha con Chory Castro por un balón en el partido del pasado viernes. / EFE/Daniel Pérez
El Hacen lucha con Chory Castro por un balón en el partido del pasado viernes. / EFE/Daniel Pérez

El africano, que estuvo un año y medio sin competir por ser menor de edad, se estrenó en enero de 2016 recién recuperado de una grave lesión El Levante se quedó prendado de El Hacen durante el torneo juvenil de 2014

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

El pasado viernes, el avión procedente de Málaga aterrizó en Valencia pasadas las dos de la madrugada. En el aeropuerto de Manises, aguardaba Ángel Puchades, quien tenía que recoger al joven El Hacen El Id. La plantilla del Levante regresó valorando el punto obtenido en La Rosaleda, pero el mediocentro africano desembarcó con una satisfacción especial. Lógico. Acababa de debutar en Primera División. Se subió al coche conducido por su representante, quien le llevó hasta la ciudad deportiva de Buñol. En la residencia granota vive desde hace más de tres años, cuando el Torneo Cotif cambió radicalmente su vida. El club de Orriols quedó prendado de su potencia y su personalidad, por lo que no dudó en ficharlo. Entonces arrancó una etapa que, pese a los avatares, ya ha dado sus frutos.

En agosto de 2014, El Hacen protagonizó un sensacional Cotif con la selección de Mauritania. Algo que despertó el interés de varios clubes, aunque el Levante se movió más rápido que el resto. El mediocentro, quien sólo tenía 16 años, ejercía como capitán de su equipo y dio recitales sobre el campo.

La relación entre Luis Fuertes, director deportivo de la Federación de Mauritania, y Andrés Pardo, subdirector de la escuela del Levante en aquella época, resultó clave en la operación. Tanto él como José Luis Sancho, integrante de la secretaría técnica azulgrana, estuvieron en l'Alcúdia analizando el talento de El Hacen. Ambos apostaron fuerte por la contratación del africano.

«Representa el fútbol desenfadado de la calle», dice el director deportivo de la Federación de Mauritania

El Valencia también movió ficha, pero finalmente descartó su incorporación por un asunto burocrático. Y es que, debido a la normativa de la FIFA, los jugadores extracomunitarios menores de edad no pueden ser inscritos en la competición. Un contratiempo que llevó a la entidad blanquinegra a renunciar a El Hacen. Sin embargo, el Levante sí se lanzó de pleno a por el centrocampista. Los granotas sí estaban dispuestos a esperar para poder emplearle en partidos oficiales.

«Hubo interés de muchísimos representantes. Pedro Cortés Contreras, que en paz descanse, fue el que no dudó ni un instante. Cuando lo vio dijo: 'Es un pedazo de jugador. Es jugador de Primera División y de los buenos'», explica Luis Fuertes.

Diez días antes de que el Levante fichara a El Hacen, la agencia de Pedro Cortés y Ángel Puchades alcanzó un acuerdo con el futbolista. «Era un mediocentro que imponía. Con balón tomaba bien las decisiones. No se equivocaba demasiado y tenía personalidad, buen golpeo y un juego aéreo potente», recuerda el representante valenciano.

La agencia de representación reservó una habitación en un hotel de Valencia para que se alojara El Hacen mientras se esclarecía su destino. Cuando se zanjó su llegada al Levante, el futbolista se trasladó a Buñol, que se convirtió en su nuevo hogar. Así, empezó a entrar en la dinámica de trabajo de la cantera granota. Además del mediocentro, el Levante reclutó a su compatriota Aly Abeid en el Cotif de 2014. El defensa, quien también tenía 16 años, brilló con el combinado de Mauritania. Actualmente milita en el filial azulgrana.

El Hacen se entrenaba en las categorías inferiores, pero sin poder competir. Sólo jugaba con su selección, pasando por la sub-21, la olímpica e incluso la absoluta. A principios de 2015, disputó un amistoso defendiendo la camiseta del Levante Internacional, un proyecto de formación de niños extranjeros. Una oportunidad que se transformó en una pesadilla, ya que se rompió le ligamento cruzado de la rodilla.

Pasó por quirófano y arrancó una larga rehabilitación a las órdenes de Pablo Honrubia. El recuperador se transformó en su principal apoyo. Y no sólo físico, sino también moral. Veía la luz al final del túnel, ya que en diciembre de 2015 iba a alcanzar la mayoría de edad. Las puertas de la competición se abrían.

Por fin recuperado, en enero de 2016, se estrenó con el Juvenil A del Levante. Y lo hizo, precisamente, en un derbi ante el Valencia. El Hacen debutó por todo lo alto, ya que marcó dos goles. El primer tanto se lo dedicó a Andrés Pardo e Igor Oca, quien era el técnico del equipo.

El pasado viernes, tras completar una temporada en el filial, alcanzó la élite. «El Hacen representa el fútbol desenfadado de la calle», afirma Luis Fuertes. Ya ha dado el salto en Liga. De esta forma, se alzó como el segundo extranjero más joven en debutar con el Levante en Primera, sólo por detrás de Wellington Silva. Para el mauritano, la espera ha valido la pena.

Fotos

Vídeos