Londres da por hecho el acuerdo con Bruselas para avanzar hacia el 'Brexit'

Londres da por hecho el acuerdo con Bruselas para avanzar hacia el 'Brexit'

Theresa May habría aceptado el pago de obligaciones definidas por el resto de la UE

IÑIGO GURRUCHAGALondres

Los medios británicos citan a fuentes diplomáticas y de los negociadores de la primera fase del 'Brexit' para asegurar que Bruselas y Londres han acordado ya las líneas maestras de las tres áreas técnicas previas a la apertura del diálogo sobre la fase de transición y sobre la futura relación entre Reino Unido y el resto de la UE. De confirmarse este acuerdo, el Consejo Europeo de diciembre daría su visto bueno para el avance.

Según los medios, el Gobierno británico habría aceptado los criterios defendidos por la Comisión Europea en el principio del diálogo. Michel Barnier ha insistido desde el pasado marzo, cuando Theresa May activó el mecanismo legal para la marcha de la UE, en que la discusión sobre la factura del 'Brexit' tenía que basarse en un entendimiento de principios sobre las partidas presupuestarias que corresponden a Reino Unido.

Esas partidas incluyen tres bloques principales: los compromisos presupuestarios establecidos, el pago de las pensiones de funcionarios comunitarios y las garantías de préstamos de la UE de 28. La parte correspondiente a Reino Unido se ha estimado en torno a 100.000 millones de euros brutos, que una vez restados los desembolsos en programas aplicados a áreas y sectores británicos o el reembolso de los préstamos podría quedar en unos 55.000 millones netos.

Otro aspecto técnico es el de los derechos de los ciudadanos comunitarios y británicos residentes en la actualidad en Reino Unido o en otros países de la UE. En esta área el avance de la negociación ha sido más transparente y la proximidad de un acuerdo parecía ya evidente. Londres habría aceptado, según estas informaciones, que su Tribunal Supremo pueda referir litigios de ciudadanos europeos al Tribunal de Justicia de la UE.

Incógnita irlandesa

El último de los dilemas en esta fase previa es la cuestión irlandesa, que se ha revelado como la más compleja, porque es materialmente imposible tomar una decisión firme sobre la frontera entre las dos Irlandas sin conocer previamente qué tipo de relación comercial regirá las relaciones de la UE de los 27 y Reino Unido una vez consumado el 'Brexit', previsto ahora en marzo de 2019 y con una fase de transición de unos dos años.

El Gobierno de Dublín ha endurecido sus posiciones en las últimas semanas y ha exigido a Londres que defina nítidamente que no habrá una nueva frontera. El Gobierno de Londres ha insistido en que no habrá frontera 'dura' en Irlanda y, según las informaciones de los medios, May reiterará ese compromiso en el acuerdo preliminar. Es una declaración firme de intenciones que cuestiona la marcha del mercado común y de la unión aduanera para convertirla en realidad.

El Ejecutivo británico habría aceptado también que todas las normas de la Unión, incluyendo el libre movimiento de personas y la jurisprudencia del Tribunal Europea, serán aplicadas en Reino Unido durante los dos años de la transición. De confirmarse, esta aceptación británica facilitaría un rápido acuerdo sobre lo que los británicos llaman 'fase de implementación', en el primer trimestre de 2018. Podría comenzar entonces la negociación sobre la relación futura.

Fotos

Vídeos