El residente del piso donde comenzó el fuego de Grenfell actuó correctamente

Bomberos sofocando el fuego en Grenfell Tower, en Londres./Reuters
Bomberos sofocando el fuego en Grenfell Tower, en Londres. / Reuters

La investigación pública sobre el incendio, que provocó 72 muertes, oye relatos sobre las causas y respuestas a la tragedia

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal Londres

Behailu Kebede, taxista de 45 años, de origen etíope pero residente en Inglaterra desde hace 25 años, habría actuado con absoluta responsabilidad cuando se despertó porque salía humo de la cocina de su apartamento, el 16, en la cuarta planta de la Grenfell Tower, cuyo incendio, en la madrugada del 14 de junio de 2017, causó la muerte de 72 residentes identificados y unos 70 heridos.

El abogado de Kebede ha narrado hoy cómo actuó su representado, en la investigación pública sobre el incendio de la torre. Despertó a sus dos compañeros de piso. Llamó varias veces al teléfono de urgencias hasta establecer conexión y alertó del fuego. Golpeó la puerta de los otros cinco apartamentos de su planta hasta despertar a sus ocupantes. Regresó al suyo y cerró el interruptor de la electricidad.

Los bomberos que acudieron a la torre han recordado en diferentes medios la sorpresa sobre lo que vieron al llegar. Los primeros en acudir a la torre habían contenido el fuego en el apartamento 16. Lo normal es que, tras apagar el fuego, comprueben que no se ha extendido en la planta y la evacuen para evitar que los residentes padezcan su toxicidad.

Si no se hubiese instalado un revestimiento que no cumplía las regulaciones sobre materiales de aislamiento, el fuego no se habría propagado a las 24 plantas, las órdenes de los bomberos para que los residentes permaneciesen en sus apartamentos no habrían causado muertes y la Torre de Grenfell no se habría convertido en un icono del horror y de la irresponsabilidad de gestores de viviendas sociales.

Se fue con una maleta

Pero medios de comunicación publicaron que Kebede avisó a sus vecinos y abandonó la torre con una maleta. Su abogado ha denunciado esa «asquerosa mentira», repetida hasta hoy. Según él, Kebede salió con su ropa y el móvil, descalzo, sin las llaves del piso o de su coche, sin su cartera. Le ofrecieron dinero para contar su historia. Su familia fue asediada. Tuvo que cambiar de vivienda temporal. La Policía le ofreció protección. Ha sufrido trastornos de salud además del trauma.

Un informe técnico encargado por la investigación afirma que el fuego se inició probablemente en el frigorífico-congelador. Incendios súbitos de electrodomésticos son registrados con regularidad. El informe no detectó anomalías en la cocina ni Kebede había alterado el aparato desde que lo compró. Es un testigo, no un acusado, en la investigación que lleva a cabo la Policía.

Fotos

Vídeos