Qué son las esponjas amarillas que invaden la costa norte de Francia

No es la primera vez que las playas francesas se ven infectadas por estas misteriosas bolas, que ocupan ya 50 kilómetros

LAS PROVINCIAS

La marea ha arrastrado unas misteriosas esponjas amarillas que han ocupado en tan solo unos días una extensión de 50 kilómetros de costa al norte de Francia, en la región de Calais.

Los primeros casos empezaron a llegar el 17 de julio a la playa. Se trata de unas bolas con el aspecto y la textura de una esponja, compuestas de parafina y cuyo origen aún se desconoce.

Las autoridades francesas y Sea-Mer Association (una ONG ecologista) apuntan a que podría tratarse de material desprendido de alguno de los cientos de buques comerciales que cruzan la zona a diario.

Jonathan Hénicart, presidente de Sea-Mer, ha explicado al diario local La Voix du Nord que, "cuando las tocas son un poco grasientas. Son frágiles, pero no se desmoronan fácilmente y no tienen un olor específico".

La misma organización denuncia que este no es el primer caso, pues ya ha habido desprendimientos de parafina rosa y este verano llegaron tres toneladas de parafina blanca a las playas de Berck Équihen, según su presidente en declaraciones a una radio local.

La sustancia "no representa un peligro para la salud pública, la fauna o la flora", según un comunicado de la prefectura de Pas-de-Calais, donde también ha instado a las autoridades a retirarlas de la zona.

No obstante, su composición, a base de la petróleo destilado como el que puede encontrarse en velas, aislantes y productos cosméticos, puede tardar hasta 100 años en degradarse.

El peligro ahora es medioambiental, pues según Natura Libre, las bolas podrían desmenuzarse, lo que provocaría que sus partículas fueran esparcidas por el viento y el mar fácilmente.

Temas

Francia

Fotos

Vídeos