7 euros para entrar al espacio Schengen

7 euros para entrar al espacio Schengen
EFE

El Consejo y el Parlamento acuerdan cómo será el ETIAS, el nuevo permiso digital de entrada para mejorar la seguridad de la UE

ADOLFO LORENTECorresponsal. Bruselas

Si ha viajado alguna vez a Estados Unidos desde 2009, esta historia no le sonará a chino. En su intento de blindar las fronteras del espacio Schengen de la amenaza terrorista o de la inmigración ilegal, la Comisión Europea propuso em noviembre de 2016 la creación de un sistema electrónico de autorización previa de viaje (ETIAS, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es detectar a posibles sospechosos y denegarles la entrada antes de que lleguen al espacio Schengen. Es una suerte de 'hermano gemelo' del ESTA norteamericano, vigente desde 2009), y será obligatorio para todos los extracomunitarios que ya no necesitan visado de entrada. Así lo han acordado este miércoles el Consejo y el Parlamento, que han elevado de 5 a 7 euros el coste propuesto y rebajado el periodo de validez de cinco a tres años.

«El acuerdo constituye otro importante paso en la protección de las fronteras exteriores. Saber qué personas se dirigen a la UE antes incluso de que lleguen a la frontera nos permitirá estar en mejores condiciones de detener a aquellas que puedan plantear una amenaza para nuestros ciudadanos», se ha felicitado Valentin Radev, ministro de Interior de Bulgaria, país que este semestre ostenta la presidente rotatoria del Consejo.

Tras el plácet político de este miércoles (era el paso clave), ahora comienza la tramitación burocrática para que tanto el Legislativo comunitario como los países den el OK definitivo al ETIAS. El sistema se aplicará a los nacionales de terceros países exentos de visado. Antes de iniciar su viaje, tendrán que solicitar y en su caso obtener una autorización electrónica. Para cada solicitud, la tasa es de 7 euros.

Estos datos se contrastarán automáticamente con las bases de datos de la UE y otras bases 'ad hoc' de Interpol para determinar si existen motivos para denegar la autorización de viaje. El silencio administrativo será positivo. Es decir, que si nadie dice nada, ni se enciende la temida bombillita roja, la autorización de viaje se expedirá automáticamente, «que es lo que sucederá con la gran mayoría de la gente», según el Consejo.

96 horas para decidir

Por contra, si salta alguna alerta, la solicitud será tratada manualmente por las autoridades competentes, sobre todo nacionales. La expedición o denegación de una solicitud en este tipo de supuestos se efectuará a más tardar 96 horas después de la presentación de la solicitud o, si se ha solicitado información adicional, 96 horas después de la recepción de dicha información.

Antes del embarque, «los transportistas aéreos y marítimos tendrán la obligación de verificar que los nacionales de terceros países sujetos a una autorización estén en posesión de una autorización de viaje válida». Respecto a las compañías internacionales que transporten grupos por carretera en autocar, esta obligación se hará efectiva a partir del tercer año de entrada en vigor del ETIAS.

Lo que sí debe quedar claro, recalcan fuentes comunitarias, es que «a autorización de viaje no conferirá un derecho de entrada o estancia automático; la decisión definitiva corresponderá a la guardia de fronteras».

Fotos

Vídeos