Los diputados británicos podrán enmendar el acuerdo con la UE

Los diputados británicos podrán enmendar el acuerdo con la UE

El Gobierno presentará un proyecto de ley y, si se rechaza, ocurrirá un 'Brexit' puro

IÑIGO GURRUCHAGALondres

El Gobierno británico ha anunciado en el Parlamento que cualquier acuerdo con el resto de la UE sobre la marcha británica y sobre la fase de transición será votado en las cámaras de Westminster como una ley separada, con posibilidad de enmienda, y que, si los diputados británicos rechazasen esa ley, Reino Unido quedaría fuera de la UE en cualquier caso y sin acuerdo.

El ministro responsable de la negociación europea, David Davis, ha adelantado esta decisión un día antes de que mañana comience la fase más delicada de la tramitación del proyecto de ley de la Marcha, que pretende incorporar toda la legislación comunitaria a la doméstica británica, de tal modo que no haya un vacío legal en el momento en el que el país salga de la UE.

El Gobierno teme que diputados favorables a la permanencia y de todos los partidos, salvo del DUP de Irlanda del Norte- que tiene un acuerdo con el Ejecutivo de May para garantizarle una mayoría-, se unan para votar enmiendas al proyecto ley de la Marcha. Hay 471 enmiendas, Mañana y el jueves se celebrarán las primeras sesiones de una muy larga tramitación.

El anuncio choca con el del pasado viernes, cuando la primera ministra anunció en un artículo publicado en el 'Daily Telegraph' el apoyo del Gobierno a una enmienda al proyecto de ley, presentada por diputados euroescépticos, en la que se introduce un artículo que fija la fecha y la hora del 'Brexit', las once de la noche (medianoche en Bruselas), del 29 de marzo de 2019.

El artificio de esa enmienda se ha demostrado al conceder que el Parlamento podría rechazar el acuerdo firmado y, en la versión del Gobierno, cancelar el acuerdo y así adelantar la fecha establecida en la ley. La promesa de la nueva ley y del voto intenta neutralizar enmiendas que exigían precisamente ese voto y que cuentan con el apoyo de muchos diputados.

El ir y venir de la primera ministra y de Davis no apacigua, sin embargo, a los rebeldes. En el breve debate tras el anuncio, han subrayado al menos dos reparos a su promesa. El primero es que los diputados británicos votarán después de que se haya llegado a un acuerdo con el resto de la UE. ¿Qué ocurriría si enmiendan esa ley que describe el acuerdo? ¿Habría que reanudar la negociación?

Un diputado conservador, Dominic Grieve, que fue Abogado General en el Gabinete de Cameron, señaló que, tal como señala una de sus enmiendas, lo lógico, “si se nos está acabando el tiempo” de la negociación de las enmiendas, es “que se extienda el tiempo previsto en el Artículo 50, de tal modo que todas las partes” puedan encauzar las nuevas circunstancias.

La fecha del 'Brexit' señalada por el Gobierno perdería vigencia y además la extensión del plazo de dos años para culminar la negociación tendría que ser aprobada por unanimidad de los miembros de la UE. La posición del Gobierno británico sería muy débil para iniciar una nueva negociación, si las enmiendas del Parlamento alterasen algo fundamental en el acuerdo con Bruselas.

Desórdenes

El segundo reparo de los rebeldes- subrayado por el laborista Chris Leslie- es que el Gobierno no está ofreciendo al Parlamento la opción de rechazar un colapso de la negociación por falta de acuerdo. Porque “no puede haber un proyecto de ley sobre la falta de acuerdo”, en palabras de Davis. Los puristas del 'Brexit' alcanzarían su objetivo de una quiebra limpia con la UE y la división política sería aguda.

A los entuertos del 'Brexit' se añaden las conspiraciones internas en el Gabinete. El fin de semana se publicaron fragmentos de una carta confidencial a Theresa May de los ministros Boris Johnson y Michael Gove en la que, tras mostrarle su apoyo, le dictaban una serie de deberes para favorecer la marcha decidida hacia la retirada de la UE.

Le hablaban de ministros que no muestran 'suficiente energía' para preparar una saluda abrupta (una clara alusión al de Hacienda, Philip Hammond), de la necesidad de que todos hablen del 'Brexit' con la misma convicción y le pedían que “clarifique las mentes” de quienes no lo hacen. Le pedían también que fije por ley la fecha del 29 de marzo de 2021 como fin de la transición.

Fotos

Vídeos