Alemania asegura que Serbia tendrá que reconocer la independencia de Kosovo para entrar en la UE

Gabriel, de visita oficial en Kosovo. /EFE
Gabriel, de visita oficial en Kosovo. / EFE

Declaró su independencia casi una década después de que la OTAN bombardeara a las fuerzas de Serbia para detener la persecución de albanokosovares

AGENCIASPristina

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, ha asegurado este miércoles desde Pristina que Serbia tendrá que reconocer la independencia de Kosovo, su antigua provincia, para poder acceder a la Unión Europea. Kosovo declaró su independencia hace diez años, casi una década después de que la OTAN bombardeara a las fuerzas de Serbia para detener la persecución de albanokosovares durante la guerra de Kosovo (1998-1999).

"Si Serbia quiere avanzar hacia la Unión Europea, la construcción del estado de derecho es una condición primaria pero también lo es la aceptación de la independencia de Kosovo", ha afirmado el jefe de la diplomacia alemana, en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro kosovar, Ramush Haradinaj. "Esto es una condición central para el camino hacia Europa", ha añadido.

Gabriel ha asegurado que ha trasladado este mismo mensaje a las autoridades serbias cuando se ha reunido con ellas horas antes este miércoles en Belgrado. Serbia aspira a incorporarse a la Unión Europea en el año 2025, una previsión fijada por Bruselas a la espera de que desarrolle una serie de reformas.

Las autoridades serbias confían en que el reconocimiento de Kosovo no sea una condición para su acceso a la Unión Europea. El ministro de Defensa serbio, Aleksandar Vulin, dijo hace días que Belgrado y Pristina deberían repartirse el territorio kosovar para que los albanokosovares y los serbokosovares estén separados.

Gabriel ha dicho que su país debería contribuir para que Kosovo sea reconocido por los cinco países de la Unión Europea que todavía no lo han hecho (España, Rumanía, Chipre, Grecia y Eslovaquia). "Naturalmente, conceder el acceso a la Unión Europea es el fin. Una de las condiciones para que eso pase es persuadir a los cinco países de la Unión Europea que no reconocen a Kosovo de que ese reconocimiento tiene sentido porque Kosovo nunca volverá a formar parte de Serbia", ha explicado Gabriel. "El acceso a la Unión Europea es una situación en la que todos ganan", ha añadido.

Hasta la fecha, Kosovo ha sido reconocido por 115 países, incluidos 23 de los 28 miembros de la UE. Su acceso a la ONU ha sido bloqueado por Rusia y China, aliados de Serbia. Unos 120.000 serbios que viven en Kosovo todavía consideran a Belgrado como su capital y reciben apoyo financiero del Gobierno serbio. Alemania, uno de los primeros países en reconocer la independencia de Kosovo junto a Estados Unidos, Francia y Reino Unido, continúa siendo uno de los mayores inversores en Kosovo.

Fotos

Vídeos