Las Provincias

Herido de bala al intentar agredir con un martillo a un policía en Notre Dame

Catedral de Notre Dame, París. / Archivo

  • El ataque, del que se ocupan los servicios antiterroristas, se produjo ante la catedral de París donde había encerradas 900 personas

Alarma antiterrorista en pleno centro de París. Un hombre ha sido neutralizado a tiros por la patrulla de policía a la que agredió esta tarde delante de la catedral de Notre Dame, en el kilómetro cero de la red radial de carreteras de Francia. El céntrico sector urbano, muy frecuentado por los turistas, ha sido evacuado y acordonado por un fuerte despliegue policial. En la zona se encuentran las sedes de organismos oficiales como la Prefectura (gobierno civil), el Palacio de Justicia o la sede de la Policía Judicial.

Los hechos ocurrieron a primera de la tarde en la explanada de Notre Dame, el templo católico más célebre del país y uno de los monumentos más visitados, pues recibe alrededor de 13 millones de personas al año. Un hombre armado con un martillo e intentó asestar uno o dos golpes a un agente en misión de vigilancia urbana. Uno de los colegas de la patrulla repelió la agresión mediante su arma reglamentaria con la que efectuó varios disparos. El agresor fue abatido y quedó malherido en el suelo con un impacto de bala en el tórax.

La prefectura de policía ha pedido a la población a través de Twitter evitar ese lugar, ya que hay "una intervención en curso". En un mensaje posterior, emitido a las cinco y veinte de la tarde, anunció que la situación está controlada, hay un policía herido y el atacante ha sido conducido a un hospital.

La sección antiterrorista de la Fiscalía de París, cuyos locales se encuentran en la misma área, ha abierto una investigación que ha sido encomendada a la Dirección General de Seguridad Interior y la Brigada Criminal.

Los testigos declararon haber oído dos detonaciones y presenciado movimientos de pánico entre la multitud. “Toda la gente comenzó a huir del lugar y la policía inmediatamente cercó el perímetro”, declaró al digital del diario ‘Le Figaro’ una turista estadounidense que dijo que los agentes se dirigieron a la carrera hacia los muelles del río Sena aparentemente tras un sospechoso. La policía trataba de comprobar si algún posible cómplice del atacante se encontraba entre las 900 personas que quedaron confinadas en el interior de la catedral.

"Oímos los tiros, pero pensamos que eran truenos", declaró una turista de Guadalajara que se encuentra encerrada en el interior del templo. Los servicios de seguridad cerraron las puertas del templo y se limitaron a informar de que había habido un incidente fuera que justifica no dejarles salir hasta nuevo aviso.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate