Las Provincias

La sala parisina Bataclan reabrirá el 12 de noviembre con un concierto de Sting

Flores frente a la entrada de la sala Bataclan.
Flores frente a la entrada de la sala Bataclan. / Philippe Lopez (Afp)
  • El 13 de noviembre de 2015, 90 personas fueron asesinadas por tres yihadistas que irrumpieron en la sala de conciertos durante el ataque múltiple que tuvo lugar en varias zonas de París

Sting dará un concierto en la sala Bataclan de París el día de su reapertura el 12 de noviembre, un año después del ataque yihadista que dejó 90 muertos, según han anunciado este viernes el cantante británico y el propietario de la sala, Lagardère Unlimited Live Entertainment.

Los beneficios de este concierto serán donados a las asociaciones "Life For Paris" y "13 Novembre: Fraternité et Liberté", precisó el sitio web del cantante británico. "Tenemos dos tareas importantes reabriendo el Bataclan: conmemorar y honrar a los que perdieron la vida en el ataque del año pasado, y celebrar la música y la vida que representa esta sala de espectáculos mítica", ha señalado Sting en su página web. La sala de conciertos tiene además un significado especial para Sting, que tocó allí en sus comienzos con la banda The Police.

Además de Sting, actuará en Bataclan el cantante británico Pete Doherty seguido de su compatriota Marianne Faithfull, el senegalés Youssou Ndour, la banda tuareg Tinariwen, la franco-israelí Yael Naim y el grupo francés FFF. Al día siguiente del concierto de reapertura se instalará una placa delante de la sala, situada en el noreste de París, según ha avanzado el canal de televisión francés BFM TV.

Cadena de atentados

El 13 de noviembre de 2015, 90 personas que asistían a un espectáculo en el Bataclan fueron asesinadas por tres yihadistas que irrumpieron en la sala de conciertos. Al mismo tiempo otros grupos de yihadistas dispararon en las calles de París contra terrazas de café y restaurantes, mientras que otros cómplices se hicieron estallar en las afueras del Estadio de Francia en el norte de París, donde el presidente francés, François Hollande, asistía a un partido de fútbol.

Los atentados, que dejaron un total de 130 muertos y marcaron profundamente a la población francesa, fueron reivindicados por el grupo Estado Islámico.