Las Provincias

Miles de personas se quedan sin casa indefinidamente tras los terremotos en Italia

vídeo

Vecinos de las localidades afectadas duermen en espacios improvisados. / Efe | Atlas

  • La situación es alarmante y preocupa al gobierno de Renzi tanto tanto por el número de afectados como por las condiciones climáticas y la cercanía del invierno

Alrededor de tres mil personas permanecen fuera de sus hogares tras el terremoto que ha golpeado desde el miércoles el centro de Italia y se preparan para su segunda noche, en la que optarán entre dormir con parientes, en un albergue o en tiendas de campaña.

Esta es la alternativa que se está ofreciendo a las hasta 300 personas que viven en el campamento de Visso, en epicentro del seísmo, y que se propondrá también al resto de damnificados que lleguen al mismo, ya que las autoridades esperan a hasta 700.

El alcalde de Visso, Giuliano Pazzaglini, explicó a Efe que los vecinos de su municipio y de los alrededores que lleguen a este campamento deberán elegir entre pernoctar en tiendas de campaña, en alojamientos en el litoral adriático o apañárselas con familiares o en sus coches.

Pazzaglini explicó que dos tercios de las personas que llegaron al campamento lo hicieron porque sus casas están dañadas y que el resto lo han hecho por miedo, pero que tratarán a todos del mismo modo. Al campamento de Visso llegaron dos autobuses en los que montaron un centenar de evacuados para dirigirse a instalaciones de Civitanova Marche, en la costa del Adriático, y se dio prioridad a las personas con movilidad reducida y a los ancianos.

El caso es que estos damnificados no pueden regresar a sus casas, muchas de ellas resquebrajadas y muy dañadas a causa de los varios temblores que han azotado la zona desde la tarde del miércoles, el mayor de ellos de magnitud 5,9. Muchos de ellos aseguran estar vivos "de milagro", debido a que el primer temblor se registró a las 19.11 hora local y sirvió así de "aviso" a la población, que se echó a las calles.

Uno de los problemas que más preocupan es el frío, especialmente notable de noche en esta zona enclavada entre las montañas de la región de Las Marcas, y la sensación térmica empeora como consecuencia del viento. Visso y Ussita son dos de los municipios que se encuentran más próximos al epicentro del terremoto y los estragos que ha causado en sus calles son evidentes, aunque bastante superiores en la primera localidad.

Desde Ussita Protección Civil coordina las labores de rehabilitación del área, con carreteras cortadas a causa de los desprendimientos de grandes rocas calizas, y ya puede verse a algunos trabajadores tratando de restablecer el alumbrado público. En Visso la situación es, sin embargo, más cruda, con tejados desplomados, el centro histórico repleto de cascotes y con militares en cada esquina para controlar los accesos de quienes se adentran en sus calles.

Llama la atención la situación del colegio de educación primaria, cuya fachada principal permanece prácticamente intacta pero cuya parte trasera se ha desplomado por completo, esparciendo pedazos de hormigón por todo el jardín. En la cercana y turística Norcia los vecinos han asistido al desplome de dos de sus joyas arquitectónicas, el santuario de Santa Maria delle Grazie y la iglesia de San Salvatore, esta última completamente hundida.

Muchos de los habitantes de esta región lamentan que este sea un duro golpe para la actividad comercial de la zona, considerada meta turística y que ya sintió las consecuencias del terremoto del pasado 24 de agosto, en la cercana Amatrice. En cuanto a las soluciones, en primer lugar Cruz Roja, Protección Civil y efectivos del Ejército italiano, entre otros, colaboran en lo que pueden, con tiendas de campaña, transportando materiales o incluso echando una mano en la cocina del campamento. Por otro lado, el Gobierno italiano ha decidido destinar una partida de 40 millones de euros para emprender "con la brevedad y eficiencia posible las intervenciones necesarias para asistir a las poblaciones afectadas".

El primer ministro, Matteo Renzi, visitó hoy la ciudad de Camerino, una de las más afectadas por el movimiento telúrico, y llamó a llevar a cabo la reubicación de sus habitantes y la reconstrucción de la zona con la mayor celeridad posible. Renzi aseguró que el compromiso de su Gobierno es decir "no a las tiendas" debido a la proximidad del frío. "No podemos imaginar que estas personas pasen el invierno en tiendas, estamos en octubre. Hay que ver qué se puede hacer en los próximos días", apuntó el jefe del Gobierno.

De este modo, el corazón de Italia ha revivido la pesadilla del pasado 24 de agosto, cuando perecieron entre los escombros 297 personas, solo que en esta ocasiones no ha habido muertos y se han registrado pocos heridos. Los daños han ido a parar más bien al patrimonio cultural de esta región, que permanece alerta ante nuevos movimientos sísmicos.