Las Provincias

Efectivos antiterroristas detienen a otro sospechoso en Alemania

Agente de la Policía alemana desplegado en la localidad de Chemnitz.
Agente de la Policía alemana desplegado en la localidad de Chemnitz. / Hendrick Schmidt (EFE)
  • El presunto terrorista, un joven sirio de 22 años que aún está en busca y captura, entró en Alemania como refugiado en 2015

  • Las fuerzas de seguridad subrayan que Jaber Albakr es una persona "peligrosa" y piden precaución a la ciudadanía, porque desconocen si puede haberse escapado con algún tipo de arma

Elementos de operaciones especiales de la Policía alemana han detenido este domingo a otro sospechoso durante un nuevo registro en la localidad de Chemnitz mientras siguen buscando a un sirio de 22 años que es el principal sospechoso de planificar un atentado con bomba.

"Nadie ha resultado herido y no ha habido disparos.Nos hemos llevado al hombre bajo custodia y en estos momentos le estamos interrogando", ha explicado un portavoz de la oficina de investigaciones penales del estado de Sajonia, Tom Berhardt. "Tenemos que seguir dando por hecho que el sospechos (al que aún persigue la Policía) sigue siendo un peligro", ha añadido.

El sábado se registro un primer inmueble en el que se localizaron explosivos, pero tampoco se pudo localizar al principal sospechoso, Jaber Albakr, que escapó y siguen buscándolo. Tras un primer disparo de advertencia, los agentes entraron en el piso solo para confirmar que Al Bakr no estaba allí, ha relatado otra portavoz estatal de Sajonia, Kathlen Zink.

Los servicios secretos alemanes dieron la información sobre el piso en el que estaría el sospechoso, pero no fue localizado en el lugar en el registro del sábado. Durante la operación se realizó una detonación controlada.

El sospechoso llegó el año pasado a Alemania y ha sido reconocido formalmente como refugiado, ha explicado Bernhardt. Fuentes del aparato de seguridad han revelado que hay pruebas que apuntan a que Albakr tenía conocimientos islámicos, "pero eso no significa automáticamente que estemos hablando del Estado Islámico. Podría ser también un caso de autorradicalización a través de Internet", ha apuntado Bernhardt.

Como medida de precaución se ha pedido a los vecinos que se mantengan en sus casas. "La zona acordonada es tan amplia que podemos casi descartar que haya peligro para la población", ha explicado un portavoz de la Policía del estado de Sajonia, Tom Bernhardt.

Por el momento se desconoce el "dónde, cuándo y por qué" de la colocación de la bomba, ha añadido Bernhardt, que tampoco descarta que haya más implicados. Así, se desconoce si se trata de un incidente relacionado con el radicalismo islámico o el de extrema derecha. Tampoco se ha dado a conocer si había explosivos en el piso registrado.

A finales de septiembre se registraron dos explosiones de artefactos caseros en el este de Alemania, una en una mezquita y la otra en un centro de congresos sin que hubiera ninguna reivindicación. Sin embargo, se ha relacionado estos casos con el auge de la xenofobia e islamofobia y el surgimiento de Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (PEGIDA).

La entrada en Alemania de casi un millón de inmigrantes y refugiados, principalmente musulmanes, en 2015 ha provocado un incremento del respaldo a los grupos xenófobos y de extrema derecha. También ha habido un aumento drástico de los ataques a centros de acogida. Además, en julio se produjeron dos atentados menores reivindicados por el Estado Islámico en territorio alemán, concretamente en Ansbach y Wuerzburg, en los que resultaron heridas una veintena de personas en total.