Las Provincias

Las llamas consumen el antiguo pabellón español de la Expo de Hannover

Los bomberos trabajan en la extinción del incendio.
Los bomberos trabajan en la extinción del incendio. / Uwe Dillenberg (Efe)
  • Se desconocen las causas del fuego, pero todo parece indicar que fue intencionado

El antiguo pabellón español de la Exposición Universal de Hannover del año 2000 ha quedado prácticamente destruido por las llamas en un incendio de grandes dimensiones que se declaró anoche y que los bomberos lograron extinguir sólo horas más tarde en la madrugada de hoy.

El incendio se declaró hacia las 20.15 horas (18.15 GMT) y cuando los bomberos llegaron al lugar el edifico ya estaba en llamas y las columnas de humo eran visibles desde diversos puntos de la ciudad. Todavía se desconocen las causas del fuego, pero todo parece indicar que el incendio fue intencionado.

El fuego prendió probablemente en la planta baja y se propagó después al resto del edificio -obra de los arquitectos Antonio Cruz y Antonio Ortiz-, que se encontraba en estado ruinoso, según informa el diario local 'Hannoversche Allgemeine Zeitung'. Los bomberos acudieron al lugar del incendio con un gran operativo de más de cien efectivos y 45 vehículos.

En estado ruinoso

El pabellón español, al igual que el holandés y en general el antiguo recinto de la expo, ya había sido en los últimos años en más de una ocasión objeto de incendios provocados por desconocidos, pero los daños siempre habían sido limitados.

La inmobiliaria Schramm & Schoen de Hannover compró a finales de agosto pasado el inmueble y el terreno a un inversor francés que había dejado que se deteriorara el edificio, y estaba estudiando diferentes posibilidades para darle un nuevo uso. Un ambicioso plan consistía en mudar allí el museo de coches antiguos Mobile Welten, que hace tiempo busca más espacio. Otras propuestas consistían en instalar un archivo o abrir una residencia de estudiantes.

Aunque el edificio estaba en estado ruinoso, los nuevos propietarios se planteaban aprovechar al menos la estructura, lo cual resultará prácticamente imposible después del incendio.