Las Provincias

Roban una puerta del campo de concentración nazi de Dachau con la inscripción 'El trabajo hace libre'

Vista de la puerta robada
Vista de la puerta robada / AFP
  • A pocos kilómetros de Múnich, fue el primer centro de este tipo abierto por Adolf Hitler y sirvió de modelo para el resto

Una puerta de hierro forjado con la inscripción 'Arbeit macht frei' (El trabajo hace libre) fue robada por desconocidos del campo de concentración nazi de Dachau, cerca de Múnich (sur de Alemania), anunció el domingo la policía. El robo, que se conoció el domingo por la mañana, fue cometido al parecer durante la noche anterior, afirmó la policía bávara en un comunicado.

El o los autores del robo, que tuvieron que escalar la puerta principal, arrancaron la puerta histórica de hierro forjado antes de llevársela, sin duda en un vehículo, según la misma fuente. Una primera inspección del lugar no dio resultados, informó el comunicado de la policía, que pidió la colaboración de eventuales testigos.

El presidente de la Fundación de los lugares de la memoria bávaros y representante conservador, Karl Freller, calificó el robo de "acto repugnante", en declaraciones difundidas por la agencia de prensa alemana. Situado a pocos kilómetros de Múnich, el campo de concentración de Dachau fue abierto hace 80 años, el 22 de marzo de 1933, o sea menos de dos meses después de la llegada al poder de Adolf Hitler.

El de Dachau fue el primer campo de concentración que sirvió de modelo para los otros, se destinó inicialmente al encarcelamiento de presos políticos. Más de 206.000 presos de treinta países fueron detenidos allí, entre ellos el ex Primer ministro francés Leon Blum, quien era judío. De ellos, más de 41.000 presos fueron asesinados allí, o murieron de agotamiento, hambre o enfermedad, antes de que el campo fuera liberado por los estadounidenses el 29 de abril de 1945.

En diciembre de 2009, la inscripción metálica original "Arbeit macht frei" fue robada de la entrada del antiguo campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, y el instigador del hecho, un líder neonazi sueco de 34 años, Anders Högström, fue condenado en 2010 a 2 años y 8 meses de cárcel. La inscripción fue encontrada dividida en tres partes, que fueron soldadas de nuevo en 2011.