Las Provincias

Acuerdo entre Rusia, Turquía e Irán para crear cuatro zonas «de distensión» en Siria

Los representantes diplomáticos firmaron en Astaná un memorándum.
Los representantes diplomáticos firmaron en Astaná un memorándum. / EFE
  • Los representantes diplomáticos firmaron en Astaná un memorándum sobre la instalación de varias zonas de seguridad

Rusia e Irán, aliados del régimen sirio, y Turquía, que apoya a los rebeldes, firmaron este jueves en Astaná (Kazajistán) un memorándum sobre la instalación en Siria de cuatro zonas de seguridad, llamadas de "distensión" y destinadas a hacer cesar los combates en este país.

Los jefes de las delegaciones de los tres países, padrinos de las negociaciones de paz en Astaná, rubricaron el documento "sobre la creación de zonas de distensión en Siria", según declaró el ministro de Asuntos Exteriores kazajo, Kairat Abdrajmanov, al término de estas negociaciones.

El acuerdo, sin embargo, no fue firmado ni por los emisarios del régimen de Damasco ni por los rebeldes presentes en Astaná, ciudad que durante dos días ha concentrado las negociaciones sobre estas zonas de seguridad. El pacto, además, no parece que haya suscitado unanimidad, ya que uno de los miembros de la delegación rebelde protestó a gritos contra la firma del documento por parte de Irán, país que apoya al presidente sirio Bachar el-Asad.

"Durante los últimos dos días, los participantes en las negociaciones de Astaná han examinado la puesta en marcha de un acuerdo para el cese del fuego y la suspensión de las operaciones militares", precisó Abdrajmanov. El plan ruso salió a luz el martes durante una conversación telefónica entre el presidente ruso y su homólogo estadounidense Donald Trump.

Al día siguiente, Vladimir Putin recibió a su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan en la estación balnearia de Sochi, al borde del mar Negro y desplegó su plan apuntando a "una gran pacificación" de Siria, país que está en guerra desde hace seis años, así como a un "refuerzo del alto el fuego".

De esta manera, se trata de crear "zonas de seguridad", también llamadas "de distensión", un término difuso que podría acercarse a la idea de una zona tampón, sin que esto implique, no obstante, un despliegue masivo de soldados para asegurar el alto el fuego.

Según una versión en árabe del proyecto de memorándum, las "zonas de distensión" se crearán en los territorios rebeldes de la provincia de Idlib, en la provincia central de Homs, en el enclave rebelde de Guta (extrarradio de Damasco) y en la parte meridional del país.

Las zonas de seguridad, formadas por puestos de control y centros de supervisión, tanto del ejército sirio como de los rebeldes, además se emplazarán alrededor de las "zonas de distensión". Unidades militares de "observadores" de países todavía no revelados, deberían desplegarse también.

Erdogan consideró que las zonas de distensión permitirán resolver el conflicto sirio "al 50%". Las negociaciones de Astaná han sido presentadas como el complemento de seguridad de unas negociaciones políticas sobre el futuro del país, que tienen lugar en Ginebra y que no han progresado hasta el momento, pues los encuentros precedentes habían centrado esfuerzos en una frágil tregua instaurada en diciembre de 2016.

Que EE UU y Turquía coordinen operaciones

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió a EE UU y Turquía coordinación en sus actividades en el marco de la coalición internacional contra el grupo terrorista Daesh en el norte de Siria. "Espero que todos los aliados de la OTAN coordinen sus actividades, especialmente en el norte de Siria, donde hay una situación militar muy compleja y difícil", dijo Stoltenberg durante una rueda de prensa junto a la primera ministra de Noruega, Erna Solberg.

Stoltenberg recordó que la OTAN está dando apoyo a la coalición internacional que combate al Daesh en Irak y Siria, y que en sí no forma parte de ella aunque sí sus países miembros. El Gobierno turco criticó este martes que la coalición internacional no esté haciendo -a su juicio- todo lo que está en su mano para derrotar a los yihadistas.

En un encuentro con periodistas extranjeros, el director general adjunto para Siria y Líbano de la Cancillería turca, Mustafa Yurdakul, criticó además que grandes naciones como EE UU se alíen con milicias kurdosirias, como las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo), "en una batalla que no les pertenece".

"No voy a comentar sobre asuntos operacionales o las actividades de los aliados. Lo que la OTAN hará es mirar cómo puede ofrecer más apoyo", comentó. El secretario general apuntó que la organización ya ofrece un avión de vigilancia Awacs para ofrecer una mejor panorámica a la coalición desde el aire.

"Veremos en qué otras áreas podemos dar más apoyo a la coalición", indicó, en referencia a uno de los dos principales asuntos que tratarán los líderes aliados en su reunión del 25 de mayo en Bruselas, convocado para dar la bienvenida al nuevo presidente estadounidense, Donald Trump.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate