Las Provincias

Rusia y Turquía, a favor de zonas de seguridad para «pacificar» Siria

Erdogan y Putin.
Erdogan y Putin. / EFE
  • El presidente ruso, Vladimir Putin, ha confirmado esta decisión de los respectivos representantes diplomáticos

Los representantes diplomáticos de Rusia, aliado del régimen sirio, y los de Turquía, que apoya a los rebeldes, se pronunciaron a favor de la creación de zonas de seguridad para "pacificar" Siria y reforzar el alto el fuego, según declaró este miercoles el presidente ruso Vladimir Putin.

"Nuestra posición común es que la creación de zonas de desescalada [sic] debe conducir a una mayor pacificación y a reforzar el régimen de alto el fuego", dijo Putin durante una rueda de prensa conjunta en Sochi con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan. Según el propio presidente ruso, estas zonas deberán estar acompañadas de zonas de exclusión aérea, "a condición de que no haya ninguna actividad militar en esas áreas".

Putin afirmó haber abordado la cuestión de las zonas de "desescalada", un término confuso que podría acercarse a la idea de una zona tampón, con el presidente estadounidense Donald Trump el martes, durante una conversación telefónica. "Si lo he entendido bien, la administración estadounidense respalda esa idea", aseveró.

Esas áreas deberían facilitar "un diálogo político entre los beligerantes. Y ese proceso político tiene que dar lugar a un restablecimiento completo de la integridad territorial del país", prosiguió el presidente ruso. Para él, la lucha contra las "organizaciones terroristas", como el grupo Estado Islámico o el Frente Fateh al Sham, exrama de Al-Qaida en Siria, continuará a pesar de la posible instauración de esas zonas.

Una idea para Astaná

Erdogan indicó, por su parte, que había estudiado con su homólogo ruso la creación de esas áreas "en el mapa", y pidió que esta idea fuera adoptada en Astaná, la capital de Kazajistán, donde comenzó este mismo miércoles una cuarta ronda de negociaciones entre los rebeldes y el régimen.

La delegación de los rebeldes anunció, sin embargo, que suspendería su participación en las negociaciones hasta que Damasco ponga fin a sus bombardeos en Siria. Los rebeldes reconocieron, no obstante, que el principio de "las zonas de desescalada sería una medida temporal para mejorar la difícil situación humanitaria de los civiles".

Moscú propone crear esas zonas seguras en los territorios rebeldes de la provincia de Idlib, en la provincia central de Homs, en el enclave rebelde de la Guta -al este de Damasco- y en la parte meridional del país, según la propuesta rusa. Según ese documento, las áreas "de desescalada" deberán ir acompañadas de "zonas de seguridad" con puestos de control y centros de vigilancia gestionados conjuntamente por el ejército sirio y los rebeldes.

El objetivo de esta iniciativa consiste en "acabar inmediatamente con la violencia" y "establecer las condiciones para un regreso seguro y voluntario de los refugiados". La propuesta también estipula que Turquía, Irán y Rusia serán los garantes del acuerdo y que éstos se comprometen a crear "un grupo de trabajo común" en un plazo de cinco días después de que los beligerantes firmen el documento.

La "silla vacía"

El plan ruso ha sufrido un contratiempo con la retirada de los rebeldes de la mesa de negociaciones, aunque estos reconocieron que las zonas seguras pueden ser "una medida temporal para mejorar la difícil situación humanitaria de los civiles".

Los opositores al régimen de Asad suelen recurrir temporalmente a la política de la "silla vacía", y podrían regresar el jueves a las negociaciones. Este mismo miércoles se reunieron, no obstante, con la delegación estadounidense dirigida por el adjunto del secretario de Estado para Oriente Medio, Stuart Jones, y con el emisario de la ONU.

Entretanto, en Siria, al menos cinco personas murieron al estallar este miércoles un coche bomba en Azaz, ciudad rebelde del norte del país. El conflicto sirio causó más de 320.000 muertos y millones de desplazados desde su inicio en 2011, y la presencia extranjera es determinante en el rumbo que ha tomado la guerra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate