Las Provincias

Cuatro muertos y 15 heridos en el ataque a la mayor base de EE UU en Afganistán

Dos soldados afganos vigilan una carretera cerca de Bagram.
Dos soldados afganos vigilan una carretera cerca de Bagram. / Efe
  • Los talibanes reivindican el ataque en un mensaje de su portavoz Zabihullah Mujahid en la red social Twitter en el que afirma que un "mártir" atacó la base donde causó "grandes bajas" a las fuerzas estadounidenses

  • El 'señor de la guerra' Hekmatyar pide a Donald Trump que retire a sus fuerzas de Afganistán

Al menos cuatro personas han muerto y alrededor de una quincena han resultado heridas en un ataque suicida a la base aérea de Bagram, en el norte de Afganistán y la mayor de Estados Unidos en este país, han informado fuentes oficiales.

La OTAN ha confirmado en un comunicado que se han producido cuatro muertos y "aproximadamente" catorce heridos por la explosión de un artefacto en la base, situada en la provincia de Parwan, después de las 5.30, hora local (1.00 GMT). Ha señalado que los equipos de respuesta continúan "atendiendo a los heridos e investigan el incidente".

El jefe de las tropas de Estados Unidos y la OTAN en el país, el general John Nicholson, ha indicado que la misión Apoyo Decidido de la Alianza y las fuerzas estadounidenses en el país "continuarán cumpliendo la misión de dar entrenamiento, asesoramiento y apoyo" a los socios locales para "crear un mejor Afganistán". La cifra de la OTAN confirma los datos de las autoridades provinciales de Bagram.

El portavoz del gobernador de la provincia de Parwan, Wahid Sediqi, ha señalado que de acuerdo con sus informaciones el atacante suicida "logró entrar en la base disfrazado como uno de los trabajadores locales". "Todavía no está claro cuantos de los muertos y heridos son extranjeros y locales", ha indicado.

Los talibanes han reivindicado el ataque en un mensaje de su portavoz Zabihullah Mujahid en la red social Twitter en el que ha afirmado que un "mártir" atacó la base donde causó "grandes bajas" a las fuerzas estadounidenses.

De 9.800 soldados a 8.400

Los talibanes intensifican sus ataques en todo el país antes de la llegada del invierno, que suele ir acompañada de una tregua en los combates. La explosión evidencia la degradación de la situación de seguridad casi dos años después del fin de las operaciones de combate de la OTAN en Afganistán y en momentos en que las fuerzas afganas tienen dificultades para frenar a los insurgentes islamistas.

Este es el ataque más importante este año contra una instalación de la OTAN en Afganistán, donde la Alianza Atlántica mantiene alrededor de 12.000 efectivos en misión de apoyo y capacitación a las fuerzas afganas. La base de Bagram, situada a medio centenar de kilómetros de Kabul, es uno de los blancos regulares de los talibanes. En diciembre un kamikaze talibán cometió un atentado con 'moto bomba' cerca de la base matando a seis soldados estadounidenses. Fue uno de los ataques más mortíferos de 2015 contra militares extranjeros en Afganistán.

Estados Unidos tiene 9.800 soldados en Afganistán en misión de combate, una dotación que reducirá a 8.400 al final del año, con el compromiso del presidente, Barack Obama, de mantenerlos durante 2017.

Hekmatyar pide a Trump que se retire de Afganistán

El líder del grupo Hezb-e-Islami, el 'señor de la guerra' Gulbuddin Hekmatyar, ha pedido al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que retire a las fuerzas estadounidenses desplegadas en suelo afgano. En una misiva que ha enviado al propio Trump, recogida por la cadena afgana Tolo News, Hekmatyar sugiere que retire a las tropas estadounidenses de Afganistán y permita a los afganos a resolver sus problemas y forjar su propio destino.

Si bien los líderes del Gobierno de Unidad Nacional han pedido que se mantenga la presencia de soldados en suelo afgano, Hekmatyar ha señalado que aquellos que quieren presencia militar estadounidense en Afganistán no están comprometidos con la nación y que son "amigos de Estados Unidos".

En la carta, el líder de Hezb-e-Islami ha acusado a los soldados estadounidenses de matar civiles en lugar de terroristas durante sus operaciones en el país, refiriéndose así al ataque perpetrado en Kunduz la semana pasada, en el que perdieron la vida más de 30 civiles.

El pasado 29 de septiembre, Hekmatyar y el presidente de Afganistán sellaron un acuerdo de paz, tras meses de negociaciones.