Las Provincias

Musulmanes y cristianos protegen las iglesias liberadas en Irak de posibles ataques yihadistas

Soldado iraquí protege una iglesia recuperada al Estado Islámico
Soldado iraquí protege una iglesia recuperada al Estado Islámico / Reuters
  • Soldados de ambas confesiones combaten juntos contra el Estado Islámico y liberan las localidades que encuentran en su camino hacia Mosul

Musulmanes y cristianos de las fuerzas iraquíes protegen las iglesias de las localidades de mayoría cristiana liberadas recientemente de las manos de los yihadistas, que las utilizaban como bases durante su férreo mandato islamista.

Una de esos templos, el de Mart Barbara (Santa Bárbara), aún se erige sobre la colina del mismo nombre, a las afueras de la localidad de Karamlís, 27 kilómetros al este de Mosul. Un control de las fuerzas de seguridad protege la entrada al pueblo y un grupo de militares, musulmanes y cristianos, flanquea la iglesia.

"No puedo decir que exista una relación entre musulmanes y cristianos en el Ejército iraquí porque somos uno, estamos juntos; para una relación hacen falta dos y nosotros somos uno", indica el capitán de la Unidad de Protección de Nínive –que forma parte del Ejército–, Neshat Fadl Girgis. Este alto rango militar, de confesión cristiana, subraya además que sus fuerzas, cuando liberaron Karamlís del control del grupo yihadista Estado Islámico (EI), pusieron la cruz cristiana en lo alto de la colina vecina a la iglesia. Además, colocaron en el templo imágenes de la virgen María y de Jesucristo.

El edificio de Mart Barbara aún asoma imponente y el interior de su patio tiene buen aspecto, salvo por la vegetación quemada y la suciedad. En su interior, mensajes escritos por los extremistas suníes muestran aún un halo de presencia del EI, pese a que hace una semana que abandonaron el lugar, expulsados por las fuerzas iraquíes. "No hay iglesia después de hoy a menos que se pague el impuesto", que tenían que abonar los cristianos en el "califato", reza una de las pintadas.

Antes de que Karamlís y su vecina, Al Hamdaniya, fueran liberadas la semana pasada, el EI utilizaba las iglesias como bases y construían en ellas túneles que les llevaban hacia Mosul. Los hoy guardianes del templo muestran estas construcciones subterráneas realizadas por los yihadistas, desde donde salen al exterior también ciertas cavidades utilizadas como posiciones de los francotiradores del EI.

A pocos metros de la iglesia, vigila el puesto de control de acceso a Karamlís el sargento de la Policía de Nínive, Bashar Nayim Abdalá, que formó parte de la ofensiva. Como musulmán, "me siento muy orgulloso de haber participado junto a mis hermanos cristianos y yazidíes en las operaciones de liberación. Fuimos todos una sola mano", destaca. Por ello, espera que reconstruyan la iglesia y que las fuerzas iraquíes sigan avanzando y hagan "lo mismo" en Mosul.

Quien también lo espera es el sacerdote Behnam Lello, párroco de la iglesia Mar Girgis (San Jorge) de Bartala, a 20 kilómetros de Karamlís. "Antes del Dáesh (acrónimo en árabe del EI), solíamos vivir en sitios muy pacíficos y bonitos, pero cuando vinieron (los yihadistas), en dos horas nos fuimos, dejamos todo atrás. Parte de la gente se fue a Erbil y otra a los pueblos cerca de Dohuk", recuerda.

Huidos los extremistas, estos cristianos desean volver a sus hogares, aunque, según Lello, todavía es pronto, ya que lo primero es que las fuerzas iraquíes limpien las ciudades de los explosivos que ha dejado el EI. Después, será el momento de restablecer "la electricidad, el agua y las infraestructuras", agrega. "Necesitamos que el Gobierno o quien sea reconstruya nuestras ciudades de nuevo para que podamos volver", añade el párroco, que también pide para ello la ayuda internacional.

Al lado del sacerdote, los miembros de las fuerzas iraquíes conversan relajados. Algunos de ellos, cristianos, llevan incluso símbolos islámicos colgados en fusiles, en señal de agradecimiento por la ayuda de sus compañeros musulmanes en la reconquista de sus templos sagrados y ciudades. El sargento Abdalá rechaza que los miembros del EI se llamen musulmanes y justifiquen sus actos en el Islam. "No son musulmanes, no pertenecen al Islam. Son solo criminales, asesinos. Ojalá ardan en el infierno".