Las Provincias

El plan de paz de la ONU para Yemen dejaría de lado al actual presidente

Manifestación de protesta en Saná
Manifestación de protesta en Saná / Reuters
  • La propuesta mantendría a Hadi en su cargo, pero rebajaría su capacidad ejecutiva y lo mantendría solo como un puesto con tareas de representación

Un plan de paz propuesto por la ONU para pone fin al conflicto de Yemen parece dejar de lado al actual presidente legítimo, Abdo Rabbu Mansur Hadi, para tratar de formar un nuevo Gobierno con figuras menos controvertidas a ojos de las facciones rebeldes.

Hadi vive exiliado en Arabia Saudí desde marzo de 2015, cuando los huthis llevaban a cabo un imparable avance para hacerse con el control del país. No obstante, sigue siendo considerado el presidente de Yemen, algo que el mes pasado recogió explícitamente una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los huthis y sus aliados, principalmente las fuerzas leales al expresidente Alí Abdulá Salé, han insistido en que Hadi ya no puede regresar a Yemen. Le acusan a él y a su vicepresidente, Ali Mushin al Ahmar, de corrupción.

El último plan de paz presentado por el enviado especial de la ONU, Ismail Ould Cheij Ahmed, sugiere una dimisión de Al Ahmar y la reconversión de Hadi en una figura más simbólica que política, siempre y cuando los huthis se hubiesen retirado de la capital.

"Después de que se haya completado la retirada de Saná y la entrega del armamento pesado y medio (incluidos los misiles balísticos), Hadi transferirá todas sus competencias a un vicepresidente y éste designará un nuevo primer ministro", al que corresponderá la formación de una administración de "unidad nacional", según el texto al que ha tenido acceso Reuters. La propuesta técnicamente implicaría la permanencia de Hadi en su actual cargo, como planteaba la resolución del Consejo de Seguridad, pero rebaja 'de facto' su poder político.

Un alto cargo del actual Gobierno, Abdulá al Alimi, ha advertido en Twitter de que "todas las propuestas están destinadas a fracasar" si no rechazan de plano los "excesos" del "golpe", como ha denominado a la rebelión huthi.

Ni la ONU ni Arabia Saudí, que colabora con Hadi militarmente, se han pronunciado sobre esta 'hoja de ruta', pero un dirigente emiratí, Anwar Gargash, sí que ha expresado explícitamente su apoyo al plan de paz porque "el resto de opciones son oscuras".