Las Provincias

El Estado Islámico contraataca en Irak con atentados suicidas más allá de la línea del frente

Peshmerga kurdo se dirige al lugar de uno de los atentados
Peshmerga kurdo se dirige al lugar de uno de los atentados / Reuters
  • Una docena de suicidas yihadistas han matado a seis policías en Kirkuk, al norte del país y dentro de la zona supuestamente controlada por fuerzas kurdas

Una docena de yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) han atacado este viernes, con atentados suicidas, la ciudad iraquí de Kirkuk y se han enfrentado a las fuerzas de seguridad en este enclave bajo control kurdo en el norte de Irak. La ciudad se encuentra a unos 150 kilómetros de la línea del frente, en las inmediaciones de Mosul, donde una coalición internacional lucha por expulsar a este grupo terrorista de suelo iraquí.

Un corresponsal de la AFP en Kirkuk vio a nueve hombres, "vestidos al estilo afgano", armados con granadas y fusiles, en una calle del barrio de Adan. Otros testigos han oído explosiones y disparos durante toda la mañana. Las televisiones locales difundían imágenes de guerrilla urbana en varias zonas de la ciudad.

"Durante la oración de la mañana he visto a yihadistas entrar en la mezquita de Al Mohamadi", ha indicado Haidar Abdel Husein, un profesor que vive en el barrio de Tesaeen. Utilizaron los altavoces para gritar 'Alá Akbar' (Dios es el más grande) y 'Dawla al Islam baqiya' (el Estado Islámico vencerá)", ha añadido. En un comunicado para reivindicar una serie de atentados suicidas en la región de Kirkuk, Amaq, la agencia de propaganda del EI, afirmó que "las fuerzas del EI atacaban la ciudad de Kirkuk desde todos los ejes y controlaban casi la mitad de la ciudad".

Según los responsables iraquíes, estos atentados se han producido contra varios edificios gubernamentales de Kirkuk, donde está en vigor un toque de queda total. Al menos seis policías iraquíes han muerto en los enfrentamientos. Además, en Dibis, en la provincia de Kirkuk, un atentado contra una central eléctrica en construcción ha causado al menos 16 muertos. Doce empleados iraquíes y cuatro técnicos iraníes, según el alcalde de la localidad.

En el quinto día de la gran ofensiva para arrebatar Mosul a los yihadistas del EI, una operación que implica unos 30.000 miembros de las fuerzas de seguridad y que cuenta con el apoyo de la coalición internacional antiyihadista, las tropas iraquíes siguen ganando terreno. Los líderes políticos y los responsables celebran los avances realizados, más rápidos que lo que estaba previsto.

En Bartala, la localidad de mayoría cristiana reconquistada el jueves, las fuerzas de seguridad están a tan solo 15 km al este de Mosul, donde se encuentran cerca de 1,5 millón de civiles bloqueados en la ciudad.