Irlanda vota por la legalización del aborto

Irlanda vota por la legalización del aborto

La enmienda sometida modifica la prohibición constitucional expresa, lograda en 1983 por el movimiento Pro Vida

ÍÑIGO GURRUCHAGALondres

Un número elevado de nuevos registros entre febrero y mayo en el censo electoral y la posibilidad de que miles de residentes en Reino Unido y otros países regresen este fin de semana para votar en el referéndum sobre la legalización del aborto son interpretados como síntomas de que el 'sí' a la reforma de la Constitución será mayoría en la consulta que se celebra hoy.

Tienen derecho a votar 3.348.061 censados y los sondeos han dado dado desde diciembre ventajas a la reforma que oscilan entre un mínimo de 11% y un máximo de 40%. Los dos últimos, publicados hace una semana, daban una victoria al sí, de 56%-27% o de 44%-32%. El número de indecisos era en ambos sondeos el 17% de los consultados.

La papeleta pide a los votantes que marquen la casilla del sí o del no bajo la pregunta: «¿Aprueba la enmienda de la Constitución contenida en el proyecto de ley de la Trigésimo Sexta Enmienda de la Constitución?» Ese proyecto de ley ni siquiera cita el artículo enmendado, sino que lo enumera. Es la cláusula 3ª del apartado 3 del Artículo 40. Fue aprobado en otro referéndum, en 1983.

Por temor a que algún tribunal interpretase que la Constitución permitía la terminación del embarazado, el movimiento Pro Vida de militantes católicos pidió a los partidos que sometieran a consulta popular una enmienda de la ley básica para prohibir el aborto con claridad. Cayó tras las elecciones el Gobierno de Fianna Fáil que redactó la enmienda. La coalición Fine Gael-Laborista la convocó.

Por 66.9% contra 33.10% se introdujo en la Constitución un artículo que dice: «El Estado reconoce el derecho a la vida del no nacido y, con debida consideración al igual derecho de la madre a la vida, garantiza en sus leyes el respeto, y en la medida en que sea practicable, la defensa y vindicación por ley de ese derecho». En 1992, por 62.4%-37.6%, se añadió que no se limita el viaje a otro país o la distribución de información sobre servicios disponibles en otros países.

Han pasado 35 años desde aquella enmienda. Irlanda ha enmendado desde entonces su Constitución para permitir el divorcio o la igualdad legal de los matrimonios homosexuales. Nueve mujeres irlandesas viajan cada día a clínicas de Reino Unido para terminar sus embarazos y tres toman pastillas que provocan la terminación, que han adquirido en internet.

El Gobierno minoritario actual, liderado por Leo Varadkar, del Fine Gael, se comprometió el año pasado a convocar un referéndum. Hubo un proceso de consulta y un voto en el Parlamento del proyecto de ley que sustituye todo el texto de la enmienda de 1983 por la que ahora se vota: «Se harán provisiones por ley para regular la terminación del embarazo».

Regulación

Se publicó también el borrador de la ley que regulará el aborto, que tiene menor apoyo que la enmienda, según los sondeos. Lo permite sin justificación legal hasta las 12 semanas y lo condiciona hasta las 24- plazo máximo de inviabilidad independiente- a que exista un grave riesgo para la salud mental o física de la madre, certificado por dos médicos, o si el feto padece una deformidad que no le permitirá vivir.

La campaña, en la que Fine Gael y Sinn Féin, ambos en favor de la enmienda, tienen algunos disidentes y el Fianna Fáil se divide por la mitad, ha poblado las ciudades y pueblos irlandeses de carteles. Por el 'sí': «Algunas veces asuntos privados requieren apoyo público», «Por compasión en una crisis», «Tu hermana, tu amiga, tu hija, confía en ella». Por el 'no': «Tengo nueve semanas, puedo bostezar y dar patadas, no me rechaces», «La verdadera compasión no mata», «6 meses es horroroso».

Temas

Irlanda

Fotos

Vídeos