Israel ahoga en sangre a Gaza

Uno de los manifestantes heridos en las protestas. / Afp

El Ejército mata a al menos 60 palestinos, entre los que ahbía 7 niños y una bebé de 8 meses, al reprimir una protesta convocada por el traslado de la Embajada de EE UU a Jerusalén

MIKEL AYESTARANCorresponsal en Jerusalén

La inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén se convirtió en un día sangriento por la muerte de 60 palestinos por disparos del ejército en Gaza, según el ministerio de Salud en la Franja, entre ellos ocho menores de 16 años, uno de 14 años y una bebé de ocho meses. Otros 2.771 han resultado heridos, 1.204 por impactos de bala, entre ellos 203 niños y once periodistas.

Por sexta semana consecutiva miles de manifestantes se acercaron a la verja de separación y los francotiradores volvieron a emplear fuego real tal y como lo han hecho desde el primer día de la bautizada como 'Gran Marcha del Retorno' en la que los palestinos reclaman su derecho a volver a las tierras de las que fueron expulsados en 1948 cuando se creo el Estado judío. Hoy se conmemora la 'nakba' o la catástrofe que supuso para los palestinos la creación de Israel, pero los gazatíes decidieron convocar protestas desde ayer para que coincidieran con la inauguración de la embajada de EE UU. Las autoridades de la Franja decretaron día de huelga general para que la gente pudiera acudir en masa a la movilización.

Mientras en el barrio de Arnona de Jerusalén la Policía blindaba la zona de la nueva embajada, a solo una hora de distancia en coche de la ciudad santa las imágenes eran de auténtica guerra. El Ejército lanzó por la mañana panfletos a lo largo de toda la frontera pidiendo a los manifestantes que no acudieran a las protestas, pero más de 35.000 personas respondieron a la llamada de los organizadores. El ejército insistió en que estaba respondiendo a las protestas «material antidisturbios y de acuerdo a las normas de enfrentamiento establecidas». También se registran choques, aunque no de esta intensidad, en diferentes puntos de Cisjordania como Ramala, Hebrón y Belén.

Hoy los organizadores de la 'Gran Marcha de Retorno'esperan reunir «a un millón de personas», según los mensajes difundidos a través de las redes sociales. Trump insiste en que la apertura de la nueva embajada es «un paso hacia la paz», pero en su primer día se convirtió en la jornada más sangrienta de las últimas semanas en los territorios palestinos.

Dastis pide a Israel que ponga fin al uso «inaceptable» de fuerza «desproporcionada»

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha hecho un llamamiento al Ejecutivo de Israel para que ponga fin al uso «absolutamente inaceptable» de fuerza «desproporcionada». En su opinión, «para hacer frente a manifestaciones a veces hay que desarrollar una fuerza, pero limitada, pero lo que no se puede es utilizar armas de fuego y causar muertes». El Gobierno español ya se mostró este lunes «consternado por el elevado número de manifestantes muertos y heridos» en las protestas y realizó un llamamiento «urgente a la contención de todos los actores» que, a su juicio, «deben evitar cualquier medida en los próximos días que provoque más víctimas».

«El Gobierno apoya las legítimas aspiraciones de Israel de vivir en seguridad y de los palestinos de contar con un Estado propio y considera que la solución de dos estados, Israel y Palestina, conviviendo dentro de fronteras seguras es la mejor manera de satisfacer dichas aspiraciones», trasladó entonces el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. En este sentido, señaló que es «urgente que se reanuden las negociaciones de paz para que ambas partes, con el apoyo de la comunidad internacional, acuerden dicha solución política». Además, recordó que el estatus de Jerusalén «debe ser una cuestión central de las negociaciones» y, por ello, confirmó su intención de «no trasladar» la Embajada española en Israel «en cumplimiento de las resoluciones de la ONU».

Al Qaeda llama a la yihad contra EE UU

Por su parte, el jefe de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, llamó este domingo a la yihad contra Estados Unidos, al afirmar que la instalación de su embajada en Jerusalén era la prueba de que las negociaciones y el «apaciguamiento» no sirvieron a los palestinos.

En un vídeo de cinco minutos titulado 'Tel Aviv también es un territorio de los musulmanes', el médico egipcio que tomó el liderazgo de Al Qaeda tras la muerte de su fundador Osama bin Laden en 2011, calificó a la Autoridad Palestina de «vendedores de Palestina» y exhortó a sus adeptos a tomar las armas.

Según el líder de Al Qaeda, los países islámicos fracasaron en actuar a favor de los intereses de los musulmanes al integrar las Naciones Unidas, institución que reconoce a Israel, y al someterse a resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU en lugar de la sharía (ley islámica).

Más información

Fotos

Vídeos