Las Provincias

El papel del investigador especial en EE UU

Robert Mueller.
Robert Mueller. / Archivo
  • Esa persona está dotada de amplios poderes y gran independencia

El nombramiento de un investigador especial en Estados Unidos para casos político-judiciales suele ser más bien excepcional, pero en los casos en que ocurre esa persona está dotada de amplios poderes y gran independencia.

En una atmósfera cargada en Washington por las sospechas de presiones de la Casa Blanca para frenar una investigación del FBI, el número dos del departamento estadounidense de Justicia nombró este miércoles a Robert Mueller para que desempeñe esa función. Este exjefe de la Policía Federal queda encargado de llevar adelante las sensibles investigaciones sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 y una posible colusión entre Moscú y miembros del equipo de campaña de Donald Trump.

Contrariamente a lo que ocurre con un fiscal federal, un investigador especial dispone de una gran independencia para actuar. Se lo designa cuando hay fuertes sospechas de que conflictos de interés socavan una investigación que atañe a instituciones claves del poder, o incluso cuando "circunstancias extraordinarias" lo justifican en nombre del "interés público". Por ejemplo, la secretaria de Justicia Janet Reno encargó en 1999 al senador John Danforth que dirigiera la investigación sobre el papel del FBI en el asalto contra la secta de los davidianos en Waco, Texas, en 1993.

El investigador especial no está obligado a mantener informados a sus superiores de cada una de las etapas de su investigación, aunque teóricamente se mantiene subordinado al ministerio de Justicia y al propio presidente. El ministro de Justicia (o su vice en el caso de que el ministro, como es el caso, se abstiene) no tiene por qué justificar sus criterios a la hora de nombrar a un investigador especial. Tiene libertad para elegirlo, incluso en el ámbito privado si así lo estima. Es por lo demás el caso de Robert Mueller, atualmente miembro de un bufete jurídico privado que abandonará para asumir su función. Mueller fue designado por el fiscal federal adjunto, Rod Rosenstein, a quien deberá rendir cuentas.

Un investigador especial puede crear comisiones rogatorias, exigir más recursos para investigar, pero debe advertir al secretario o a su adjunto sobre las iniciativas importantes que prevé tomar. El ministro tiene el derecho de oponerse a un determinado acto del investigador especial y en cualquier momento puede revocarlo si considera que cometió una falta grave o está en una situación de conflicto de interés.

Uno de los investigadores especiales más conocidos es Archibald Cox, quien investigó el espionaje al Partido Demócrata en su sede Watergate en Washington. El presidente Richard Nixon lo había despedido durante un episodio bautizado "Masacre del sábado de noche" en el curso del cual renunciaron el secretario de Justicia Elliot Richardson y su vice, William Ruckelshaus. El caso le costó finalmente el puesto a Nixon.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate