Las Provincias

El FBI denuncia un aumento de los delitos de odio en EE UU durante 2015

James Comey, director del FBI.
James Comey, director del FBI. / Reuters
  • Se han registrado 5.850 incidentes criminales y al menos 6.885 ofensas relacionadas por cuestiones principalmente étnicas, religiosas y de orientación sexual

El número de crímenes de odio en Estados Unidos ha aumentado un 6% durante el último año, según un informe realizado por la Oficina Federal de Investigación (FBI), que ha alertado de que se han registrado 5.850 incidentes criminales y al menos 6.885 ofensas relacionadas por cuestiones principalmente étnicas, religiosas y de orientación sexual.

Según el documento 'Estadísticas sobre Delitos de Odio', un 59,2 por ciento de las 7.121 víctimas de crímenes de odio han sufrido ataques por motivos raciales. De esos crímenes, un 44,8% han sido llevados a cabo por caucásicos y un 24,3% por afroamericanos.

El aumento de la violencia y los disturbios tras la muerte de varios afroamericanos a manos de la Policía ha levantado la polémica en el país. A principios de este año, un hombre fue acusado de atacar a un homosexual en el estado de Virginia y otro estadounidense fue detenido después de amenazar con detonar dos bombas en las inmediaciones de dos mezquitas de Florida.

Los crímenes de odio tienen un impacto "devastador" para las comunidades estadounidenses, lo que hace que la investigación del FBI sobre este tipo de ofensas figure como "prioridad" en su programa de derechos civiles, según una nota de la agencia.

El informe señala que el 19,7% de los delitos de odio tienen motivos religiosos y que un 17,7 se han producido en base a la orientación sexual de las personas afectadas. En menor medida, las personas con discapacidad y las transgénero, con un 1,2 y un 0,4% respectivamente, sufren también este tipo de violencia.

La investigación refleja que un 31,5% de los incidentes se han producido junto a las viviendas de las víctimas, que han sufrido asaltos en un 37,8% de los casos. Según el FBI, que comenzó a registrar este tipo de datos en 1990, en el 19,7% de los casos los asaltos conllevan agresiones graves. El 72,6% de los crímenes contra la propiedad incluyen destrucción, daños y vandalismo.