Las Provincias

La tormenta de nieve en Nueva York, «menos destructiva» de lo previsto

fotogalería

Un hombre recoge nieve con una pala en Nueva York. / Don Emmert (Afp)

  • Lejos de las estimaciones de hasta medio metro de precipitaciones, los indicadores de zonas como Central Park registraban esta mañana una capa de apenas 16 centímetros

  • Los sistemas de transporte de la ciudad recuperarán en las próximas horas la normalidad

La tormenta de nieve que se ha registrado en el noreste de Estados Unidos en las últimas horas ha sido "menos destructiva" de lo que se había previsto, según ha reconocido el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, quien ha anunciado una serie de medidas para volver a la normalidad.

"Prefiero estar en la situación de que 'tuvimos suerte', que en otra en la que digamos que 'no tuvimos suerte y la gente muere'", ha dicho Cuomo en una rueda de prensa para hacer un balance de la situación tras el temporal, que esta mañana remitía.

más información

  • GaleríaLa tormenta perfecta

Aunque para la ciudad de Nueva York, la más poblada de Estados Unidos, se esperaba una precipitación que dejara al menos medio metro de nieve, los indicadores de zonas como Central Park esta mañana registraban 16 centímetros de nieve.

Cuomo ha confirmado que la prohibición de circular con vehículos que no fueran de emergencia quedó levantada para la ciudad de Nueva York y otros condados vecinos a las 7.30 hora local (12.30 GMT). Estas restricciones se impusieron para una docena de condados, incluido el de la ciudad de Nueva York, con vigencia desde las 23.00 hora local del lunes (04.00 GMT del martes), con el fin de que los equipos emergencia pudieran trabajar sin problemas. "Gracias a que estaban libres las calles, los equipos quitanieves pudieron trabajar, y así el sistema podrá volver a la normalidad con más rapidez", ha dicho el gobernador.

Progresivo regreso a la normalidad

Preguntado sobre si tiene cierta frustración por unos preparativos que podrían haber excedido el impacto final del temporal, Cuomo ha destacado que ya había advertido que el pronóstico del tiempo "no era 100% seguro". "Los meteorólogos hacen lo que pueden", ha agregado el gobernador, que ha anunciado además que el estado instalará próximamente un sistema meteorológico exclusivo para Nueva York, que será "el más sofisticado del país".

Cuomo también ha señalado que el metro de la ciudad de Nueva York, el sistema de transporte público mayor del país y que utilizan a diario unos seis millones de personas, volverá gradualmente a la normalidad en las próximas horas. Estaba cerrado desde antes de la medianoche última pero comenzará a operar a partir de las 9.00 hora local (14.00 GMT) y hacia mediodía habrá llegado a un ritmo de funcionamiento próximo al de un horario dominical, cerca del 60%.

También irán volviendo progresivamente a la normalidad los aeropuertos de JFK y LaGuardia, los más importantes del área de la ciudad de Nueva York. Entre el lunes y hoy las compañías aéreas han cancelado más de seis mil vuelos, según cálculos de los medios de comunicación.

Las restricciones de circulación se mantienen en el condado de Suffolk, en Long Island, una isla del Atlántico que ha sido la más afectada por el temporal, con una nevada de medio metro de altura. Cuomo ha pedido a la población que circule con cuidado en los condados autorizados: "Los caminos siguen siendo peligrosos", ha añadido.