Las Provincias

Una pareja de lesbianas, tras contraer matrimonio.
Una pareja de lesbianas, tras contraer matrimonio. / Arleen Ng (Efe)

El matrimonio gay ya es legal en casi la mitad de los estados de EE UU

  • El Tribunal Supremo desestima los recursos presentados contra este tipo de uniones en Virginia, Oklahoma, Utah, Wisconsin e Indiana

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha desestimado los recursos presentados contra el matrimonio homosexual, lo que permite que este tipo de enlaces puedan llevarse a cabo en los cinco estados en los que tribunales de inferior instancia habían derogado las prohibiciones estatales. En concreto, podrán celebrarse enlaces entre personas del mismo sexo en Virginia, Oklahoma, Utah, Wisconsin e Indiana, según recoge la prensa estadounidense.

La decisión, inesperada para abogados de ambas partes, es una respuesta al recurso presentado por estos cinco estados contra la suspensión judicial de las leyes que habían aprobado para prohibir los matrimonios entre personas del mismo sexo en cada uno de estos territorios.

Los activistas a favor de los derechos de los homosexuales tenían la esperanza de que el Tribunal Supremo se pronunciara para impedir que se aprueben nuevas leyes que prohíban el matrimonio gay, lo que supondría la legalización de facto de estas uniones. Por contra, los estados conservadores que habían impulsado el recurso pretendían que el Supremo anulase las sentencias de tribunales de instancias inferiores que habían suspendido las leyes contra el matrimonio homosexual, lo que tampoco ha ocurrido.

Al inhibirse el Supremo, siguen en vigor las sentencias de los tribunales inferiores, hasta ahora siempre favorables a respetar el matrimonio entre homosexuales.

El Supremo tendrá que pronunciarse en el futuro

Sin embargo, todo apunta a que tarde o temprano un tribunal estatal o un tribunal federal de apelaciones fallará a favor de una prohibición, por lo que el Supremo tendrá que pronunciarse y decir si los homosexuales de los 50 estados de la unión tienen el mismo derecho a casarse que los heterosexuales.

En los últimos meses cuatro tribunales de apelaciones han derogado las leyes estatales que prohibían el matrimonio homosexual, pero esos mismos tribunales habían suspendido la celebración de bodas a la espera de la decisión del Supremo.

A nivel práctico, se deberían poder celebrar matrimonios homosexuales en estos estados, aunque podría ser necesario solicitar una orden judicial para que las autoridades estatales reacias se vean obligadas a aceptar las bodas.

Con la decisión de este lunes del Supremo, pasa de 19 a 24 el número de estados en los que el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal.

Para el periódico 'The New York Times', el Tribunal Supremo mantiene así una política de inhibición a la espera de que más estados aprueben el matrimonio homosexual. Según el diario, esta estrategia recuerda a la que sostuvo el Supremo con respecto al matrimonio interracial en la década de 1960, cuando esperó a que 34 estados lo aprobaran. Finalmente se pronunció en 1967 para declarar ilegales todas las leyes que prohibían las uniones entre negros y blancos.