Las Provincias

«Torturamos a gente», reconoce Obama

vídeo

El presidente estadounidense, Barack Obama / Afp

  • El presidente estadounidense asegura que EE UU hizo algunas cosas que "estuvieron mal" tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. "Cruzamos la línea", agregó el mandatario

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha reconocido que su país hizo algunas cosas que "estuvieron mal" tras los atentados terroristas del 11 septiembre de 2001, entre ellas torturar a algunos detenidos.

"Torturamos a gente", afirmó Obama en la sala de prensa de la Casa Blanca al comentar la polémica sobre un informe del Senado en el que se investiga el uso de controvertidos procesos de interrogación a sospechosos de terrorismo, incluida la asfixia simulada, entre 2001 y 2009 por parte de la CIA. "Cruzamos la línea, hicimos cosas que van contra nuestros valores", agregó el presidente, quien no obstante indicó que hay que entender estas acciones en el contexto de los atentados sufridos por Estados Unidos en septiembre de 2001

"Incluso antes de asumir la presidencia, sabía perfectamente que justo después del 11 de septiembre hicimos cosas equivocadas", dijo.

Obama, quien parecía estar preparando el terreno para la difusión de este informe, añadió que el personal de inteligencia estuvo bajo una presión extrema en 2001 y después. "La gente no sabía si habría más ataques inminentes y había mucha presión sobre nuestros cuerpos policiales y equipos de seguridad, que intentaban manejar la situación", añadió.

"Mi esperanza es que este informe nos recuerde una vez más que, ya saben, el papel de nuestro país tiene que medirse no por lo que hacemos cuando las cosas son fáciles, sino por lo que hacemos cuando son duras", señaló.

Hace tiempo que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) afronta críticas y acusaciones por sus técnicas de interrogatorio abusivas entre 2002 y 2006. Además, el documento que está por difundir el Senado generó otro escándalo esta semana, al descubrirse que la CIA había espiado ordenadores del Senado en las que se hallaban documentos clasificados sobre este tema, una información que reconoció el jefe de la agencia de inteligencia, John Brennan.