Corbyn cuestiona la legalidad del ataque de los aliados

Corbyn cuestiona la legalidad  del ataque de los aliados
efe

LOURDES GÓMEZ LONDRES.

La primera ministra británica, Theresa May, justificará mañana en el Parlamento de Westminster los bombardeos sobre Siria que, según defendió ayer, fue una acción «correcta y legal» que envió «un claro mensaje al régimen» de Bashar el-Asad. Se verá presionada por la oposición y ciertos escaños conservadores que cuestionan la legalidad del ataque y critican la entrada en combate de la Real Fuerza Aérea (RAF) sin el consentimiento parlamentario. Por lo pronto, el argumento en aval de la legitimidad de la acción aliada, que el Gobierno publicó el sábado por la tarde, se asienta en cuestiones humanitarias y de ausencia de otra alternativa que fue de inmediato tachado de «débil» por la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon. Una posición similar adoptó el líder laborista, Jeremy Corbyn, quien recordó por carta a la jefa del Gobierno que el «Parlamento debió ser consultado» y haber tenido la oportunidad de votar. «Las bombas no salvan vidas ni traen la paz», señaló.

Corbyn denunció en su misiva que «no todos los medios diplomáticos y no-militares» se habían agotado antes de dar la orden de ataque. Inspectores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) tenían previsto llegar ayer a la zona afectada de Duma para recabar pruebas sobre el terreno. Una vez más instó a May a promover «un alto el fuego en el conflicto, en vez de seguir las instrucciones de Washington y poner en peligro al personal militar británico». «La jefatura de Reino Unido es responsable ante el Parlamento, no a los caprichos del presidente de Estados Unidos», escribió a May.

La jefa del Ejecutivo conservador obtuvo el pasado jueves el respaldo del grueso de su Gabinete a la acción militar coordinada con Washington y París a fin de «degradar la capacidad del régimen sirio en armas químicas y disuadir su utilización» a nivel general. Ayer, May defendió los bombardeos como una acción necesaria para debilitar al régimen sirio y «lanzar una clara señal a quien quiera que crea que puede utilizar armas químicas con impunidad. No se trata de intervenir en una guerra civil. No se trata de un cambio de régimen. Se trata de un ataque limitado y enfocado que no agudiza la tensión en la región y que trata lo más posible de prevenir víctimas civiles», declaró la mandataria.

LAS FRASESTheresa May Primera ministra británica «Es un ataque limitado y enfocado que no agudiza la tensión en la región y que trata de prevenir víctimas civiles»

El ministerio de Defensa confirmó que cuatro Tornado de la RAF lanzaron misiles Storm Shadow contra unas instalaciones próximas a la ciudad de Homs, donde podría almacenarse el arsenal químico en control del presidente Bashar el-Asad.

Fotos

Vídeos