Las Provincias

Pyongyang pide extraditar al jefe de Inteligencia surcoreana por el complot para asesinar a Kim Jong-un

Kim Jong-un.
Kim Jong-un. / EFE
  • Corea del Norte ha publicado los nombres de otras tres personas a las que quiere extraditar y juzgar por su participación en la presunta trama homicida

  • Por otro lado, el Gobierno norcoreano ha enviado una protesta formal al Ejecutivo de EE UU por las últimas sanciones

Corea del Norte publicó este viernes los nombres de cuatro personas a las que quiere extraditar y juzgar ya que asegura que participaron en una trama para asesinar al líder supremo, Kim Jong-un, que el régimen ya denunció la semana pasada.

Los nombres fueron hechos públicos por la fiscalía norcoreana, según informó la agencia de noticias estatal KCNA. Las cuatro personas son el actual director del surcoreano Servicio Nacional de Inteligencia (NIS), Lee Byong-ho, un agente de esta agencia llamado Jo Ki-chol, el director general de la empresa china Qingdao Nazca Trade, Xu Guanghai, y alguien que responde al nombre de Han Geom.

Lee Byong-ho lidera el NIS de manera interina a la espera de que el Parlamento surcoreano apruebe el nombramiento de Suh Hoon, una figura con experiencia a la hora de negociar con Pyongyang que ha sido designada por el nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Corea del Norte acusó la semana pasada a la CIA estadounidense de trazar, junto a los servicios de inteligencia surcoreanos, un plan para matar a Kim Jong-un durante las celebraciones del pasado abril en Pyongyang con motivo del aniversario del nacimiento del fundador del régimen, Kim Il-Sung.

Según Pyongyang, la CIA y el NIS "sobornaron" en 2014 a un norcoreano apellidado Kim que trabajada en un complejo industrial en la localidad rusa de Jabárovsk y le convencieron para que intentara cometer el asesinato usando una bomba o sustancias bioquímicas.

Según la versión del régimen, el agente surcoreano Jo y el empresario chino Xu, al que califica de "agente secreto", se reunieron con Kim en la ciudad fronteriza china de Dandong, para preparar la operación al tiempo que Han habría entrenado al ciudadano norcoreano para alistar cómplices.

La fiscalía insistió en la necesidad de extraditar a los cuatro y aseguró que "castigará severamente a los responsables de esta trama de terrorismo de Estado y a sus cómplices". El NIS ha afirmado que la trama es un invento de Pyongyang, mientras que la CIA ha guardado silencio al respecto.

Las acusaciones del régimen Juché se producen en un momento de especial tensión en la península coreana ante sus repetidos ensayos de armas y la retórica endurecida por el Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump.

Una protesta ante EE UU por las últimas sanciones

El Gobierno de Corea del Norte envió una carta formal de protesta a la Cámara de Representantes de EE UU para advertir de que el último paquete de sanciones solo incentivará el desarrollo de armas nucleares por parte del régimen comunista.

"La Cámara de Representantes debería pensarlo bien", advirtió la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Suprema del Pueblo, según la prensa oficial norcoreana. Así, el Ejecutivo de Pyongyang afirmó que el de Washington está "obsesionado".

La Cámara Baja estadounidense aprobó este mes por abrumadora mayoría un nuevo paquete que endurece los castigos para la industria naval norcoreana y las compañías que mantengan relaciones con este sector. De esta forma, esperan evitar el desvío de fondos al programa armamentístico de Corea del Norte.

"Mientras EE UU aprueba cada vez más de estas leyes hostiles e imprudentes, los esfuerzos de Corea del Norte para reforzar sus medidas de disuasión nucleares lograrán una paz, más allá de lo que nadie imagine", aseveró la comisión, recuperada en abril tras quedar abolida a finales de la década de los noventa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate