Las Provincias

Vista del vídeo de decapitación de James Foley.
Vista del vídeo de decapitación de James Foley. / Archivo

El verdugo del Estado Islámico con acento británico, herido en Irak

  • Reino Unido asegura que el yihadista que decapitó a cuatro rehenes occidentales pudo ser víctima de un ataque aéreo norteamericano

El Gobierno de Reino Unido ha señalado que ha recibido informaciones de que el yihadista con acento británico que apareció decapitando a cuatro rehenes occidentales en otros tantos videos ha resultado herido en un ataque aéreo norteamericano en Irak.

El Foreign Office no ha podido confirmar la versión publicada por el Mail on Sunday, que asegura que este integrante del grupo Estado Islámico resultó herido la semana pasada cuando asistía a una reunión de líderes de la organización en la ciudad iraquí de Al Qaim, muy cerca de la frontera siria.

Según el diario, el yihadista fue llevado a un hospital tras el ataque aéreo norteamericano contra un búnker en esa localidad el pasado sábado. En ese ataque murieron unos diez mandos del EI y resultaron heridos otros 40. De acuerdo con el Mail on Sunday, en ese mismo ataque resultó herido el líder de la organización, Abu Bakr al Bagdadi.

'Jihadi John', como se le llama a este yihadista, sería la persona que decapitó a los periodistas norteamericanos James Foley y Steven Sotloff, y a los cooperantes británicos David Haines y Allan Henning.

El asesino, también conocido por el nombre de guerra de Jalman Al Britani, se ha convertido en una importante figura en el grupo yihadista, que controla numerosos territorios en Siria e Irak.

El Mail on Sunday detalla que una enfermera que atendió a varios de los heridos en este ataque dijo que había un individuo de nombre Jalman en su lista, y se refirió a él como "el que mató a los periodistas".

Los heridos fueron llevados luego a Raqa, el bastión del EI en el norte de Siria, según la fuente del Mail on Sunday. Los servicios secretos británicos estiman que hay unos 500 ciudadanos de Su Majestad combatiendo con el EI en Siria e Irak. Esta semana, el primer ministro británico, David Cameron, anunció un plan para impedir que vuelvan al país esos yihadistas durante un período de al menos dos años.