Omar Barboza, un nuevo presidente del Parlamento venezolano para acabar con la división opositora

Omar Barboza, nuevo presidente del Parlamento de Venezuela./Miguel Gutiérrez (Efe)
Omar Barboza, nuevo presidente del Parlamento de Venezuela. / Miguel Gutiérrez (Efe)

Diputado de 74 años por el estado Zulia, entidad de la que fue gobernador en un tiempo anterior al chavismo, afirmó en su discurso de investidura que se esforzará en su gestión de este año en «la reconstrucción de la Unidad Democrática como alternativa para el cambio»

EFECaracas

La mayoría opositora de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela eligió este viernes como su nuevo presidente para el periodo 2018-2019 a Omar Barboza, un político experimentado de bajo perfil que se fijó como objetivo buscar acabar con la división del antichavismo con vistas a las presidenciales de este año.

Las tensiones dentro de la oposición en el único poder gubernamental que controlan se notaron desde bien temprano, cuando Omar González, del movimiento 16 de julio, anunció que se abstendrían de votar porque la "oferta única" de alguno de los propuestos, que no señaló, es la "convivencia con el régimen" de Nicolás Maduro.

Finalmente, gracias a la mayoría parlamentaria opositora conseguida en legislativas de 2015 resultó electo como nuevo presidente el integrante de Un Nuevo Tiempo (UNT) Omar Barboza, con el diputado Julio César Reyes de Avanzada Progresista (AP) como primer vicepresidente y Alfonso Marquina de Primero Justicia (PJ) como segundo.

Barboza, diputado de 74 años por el estado Zulia (oeste), entidad de la que fue gobernador en un tiempo anterior al chavismo (1985-1989), afirmó en su discurso de investidura que se esforzará en su gestión de este año en "la reconstrucción de la Unidad Democrática como alternativa para el cambio".

El ya presidente del Parlamento, así como sus dos vicepresidentes, ostentarán estos cargos por un año en función del acuerdo opositor por el que estas funciones rotan anualmente durante los cinco años que dura el periodo parlamentario en Venezuela.

El presidente saliente, el militante de PJ, Julio Borges, se expresó en parecidos términos en sus últimas palabras como máximo responsable del legislativo, al llamar a la unidad del antichavismo para "salir del caos".

"Hago un llamado a la unidad, no hay problema, no hay reto ni hay desafío que por difícil que sea que nosotros, juntos y unidos, no podamos superar", manifestó Borges poco después de ceder el mando en la que fue la primer sesión parlamentaria del año.

La labor de Borges fue reconocida públicamente por la mayoría de los presentes, entre ellos su antecesor en el cargo, Henry Ramos Allup, de Acción Democrática (AD), quien le agradeció "el haber soportado con estoicismo" las presiones del Gobierno y de parte de la oposición por participar en los diálogos con el Ejecutivo en República Dominicana.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha sufrido en los últimos meses desencuentros entre sus miembros por la decisión de los principales partidos que la integran en estas conversaciones, mediadas por varios cancilleres latinoamericanos, con el Gobierno para buscar soluciones a la crisis que vive el país.

Sobre los encuentros en Santo Domingo, Barboza aseguró que durante su mandato trabajará "en favor" de los mismos.

"Debemos entender que ambas partes tenemos fortalezas y debilidades, que para poder tener éxitos en esas conversaciones ninguna de las partes debe pretender la rendición de la otra, lo importante en esas conversaciones es que no perdamos de vista cuáles son los objetivos de fondo", sostuvo el diputado.

Barboza recordó que el objetivo de la oposición es "el de las elecciones presidenciales rodeadas de todas las garantías". Los comicios presidenciales tienen que ser convocados para este año, pero todavía se desconoce la fecha en que se celebrarán.

En las negociaciones, que se reanudarán la semana que viene en Santo Domingo, la oposición exige, entre otras demandas, cambios en el Consejo Electoral, del que desconfían, así como la restitución de todos los poderes al Parlamento.

"El restablecimiento de la institucionalidad democrática" será otra prioridad para Barboza, comenzando, dijo "por dejar sin efecto el llamado desacato de esta AN", en referencia a la decisión del Tribunal Supremo sobre tres diputados cuya elección fue impugnada y que el Parlamento sumó pero que luego retiró.

El ya presidente se mostró a favor del diálogo con todos los sectores del país, también dijo que denunciará "todos los actos del Gobierno nacional que violen la Constitución y las leyes", e instó a los demás parlamentarios a estar preparados con un "banco de leyes" para cuando "llegue el cambio político".

Barboza prometió que para la próxima sesión tendrá listo un proyecto de "alianza nacional" que denominó "solidaridad humanitaria" y cuya idea central será reunir a toda "la sociedad venezolana".

Esta iniciativa estaría dirigida a formar, dijo, "parte de una acción nacional concertada" con el fin de "ayudar en todo a los venezolanos afectados por la crisis".

Fotos

Vídeos