Lula da Silva: «La provocación es tan grande que quiero ser candidato»

Luiz Inácio Lula da Silva./Reuters
Luiz Inácio Lula da Silva. / Reuters

La Justicia acaba de aumentar a doce años su condena por corrupción

EFESao Paulo

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva insistió ayer en su inocencia después de que la Justicia aumentara a doce años su condena por corrupción, y aseguró que "la provocación es tan grande que ahora quiero ser candidato a la presidencia". "Todo lo hacen para evitar que yo pueda se candidato, ni ganar, solo ser candidato. Pero la provocación es tan grande que ahora quiero ser candidato a presidente de la República", dijo ante una plaza abarrotada por miles de simpatizantes en Sao Paulo.

Un tribunal de segunda instancia de Porto Alegre ratificó por unanimidad la condena contra Lula por corrupción y elevó la pena a doce años y un mes frente la sanción de nueve años y medio dictada en primera instancia el pasado julio. La decisión deja en manos del Tribunal Electoral una posible candidatura de Lula a los comicios presidenciales de octubre, dado que la legislación brasileña inhabilita electoralmente a condenados en segunda instancia.

La Justicia le acusa de haber recibido un apartamento en la playa como soborno de la constructora OAS a cambio de beneficiar a la empresa con contratos de la petrolera estatal Petrobras. "Si cometí un delito que me lo presenten, y si me lo presentan, desisto de la candidatura", insistió Lula durante el mitin, en el que se repitieron las consignas de "Lula presidente" y "Elección sin Lula es fraude".

"La decisión hasta la respeto, lo que no acepto es la mentira por la que ellos tomaron la decisión. Saben que no cometí el delito", afirmó. "Estoy condenado otra vez por un apartamento que no tengo, que no es mío. Si me condenan, que me den por lo menos el apartamento. Que me den una escritura", insistió. "Quiero que no bajen la cabeza. Nada de decir pobre Lula. Levanten la cabeza", dijo el expresidente (2003-2010), convencido de que la izquierda se unirá y "vamos a volver, no solo a gobernar, sino a cuidar del pueblo brasileño como se merece".

"Solo me van a sacar de la lucha cuando muera", reiteró Lula, que estuvo arropado, entre otros, por el líder del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo, Guillherme Boulos, quien convocó a los simpatizantes de izquierda a tomar las calles. "Cuando cierran la puerta a la democracia, llevan al pueblo a la radicalización. La respuesta va a ser en la calle, acabó el tiempo de la obediencia", advirtió el líder del movimiento social más activo de Brasil.

La sentencia dictada hoy contra el expresidente no implica su ingreso en prisión, que sólo se produciría si la Justicia mantuviera la condena una vez agotadas todas las apelaciones, que podrían llegar al Tribunal Supremo. Lula afronta otras seis causas en la Justicia, en su mayoría por temas relacionados con corrupción.

Fotos

Vídeos