Las Provincias

Túnez oficializa la victoria de Essebsi en las presidenciales

El nuevo presidente tunecino Beyi Caid Essebsi
El nuevo presidente tunecino Beyi Caid Essebsi / EFE
  • La elección del líder de Nidaa Tounes pone fin a un periodo de transición que, aunque tranquilo, ha tenido serios altibajos

El presidente de la comisión electoral tunecina, Chafik Sarsar, ha hecho oficial este lunes la victoria del líder de Nidaa Tounes, Beyi Caid Essebsi, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el 21 de diciembre. Según los resultados finales, Essebsi se ha hecho con el 55,68% de los votos, mientras que el presidente interino y líder del Congreso para la República (CPR), Moncef Marzuki, ha recabado el 44,32% de los apoyos, tal y como ha recogido la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.

La votación marca un punto de inflexión en la transición de Túnez, que trata de avanzar hacia la democracia desde el derrocamiento del régimen de Zine el Abidine ben Alí en enero de 2011. Essebsi se convierte así en el primer presidente electo de la historia del país.

El líder de Nidaa Tounes, de 88 años de edad, ha hecho frente a quienes le describen como un hombre del pasado debido a su papel en los gobiernos de Habib Burgiba y el propio Ben Alí, con el alegato de que es un tecnócrata al servicio del país.

Las presidenciales se vieron marcadas por la decisión de la formación islamista Ennahda de no presentar candidato ni respaldar a ninguno de ellos, afirmando el secretario general de la formación, Rachid Ghannouchi, que ambos estaban capacitados para dirigir el país.

La cúpula del partido no ha descartado formar una alianza con Nidaa Tounes a pesar de su postura marcadamente anti islamista y a la presencia en sus filas de miembros de los regímenes de Ben Alí, durante el que Ennahda fue duramente reprimido.

Una transición con altibajos

Las presidenciales vienen precedidas por un periodo de transición relativamente tranquilo -comparado con el presenciado en las 'primaveras' de otros países de la región-, si bien ha estado marcado por los altibajos.

Este periodo ha estado marcado por las tensiones entre los sectores laicos y los islamistas -largamente reprimidos por Burguiba y Ben Alí-, y en este contexto se ha registrado el ascenso de algunos grupos salafistas yihadistas, lo que ha generado incidentes violentos, entre ellos el asalto a la Embajada estadounidense en septiembre de 2012.

La violencia se incrementó y llegó a su culmen a principios de 2013 con el asesinato de los políticos Chokri Belaid, líder del Movimiento Patriótico Democrático Unificado, fuerza marxista y panárabe que forma parte del Frente Popular, y del diputado opositor y antiguo secretario general del movimiento izquierdista Echaab, Mohamed Brahmi, lo que sumió al país en una crisis política.

Ante la insostenibilidad de la situación se estableció un Diálogo Nacional en el que participaron partidos políticos, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, que supervisó la redacción y promulgación de la Constitución, que llegó con más de un año de retraso.

En el marco de este diálogo, Ennahda aceptó abandonar el poder para permitir la creación de un Gobierno tecnócrata liderado por Mehdi Jomaa como primer ministro, quien ha supervisado el proceso de organización y convocatoria de las elecciones. Este proceso, si bien ha contado con incidentes de seguridad en la zona del monte Chaambi, ubicada en la frontera con Argelia y donde operan varias células islamistas armadas, ha estado marcado por la estabilidad, manteniendo a Túnez como ejemplo del proceso de democratización en el mundo árabe.

Temas