Turquía emite una orden de detención contra 101 imames del Ejército

Manifestantes turcos protestan por el cierre de televisiones y radios/
Manifestantes turcos protestan por el cierre de televisiones y radios

Sospechan que tienen vinculos con la cofradía de Fethulah Gülen, al que el Gobierno de Erdogan acusa de instigar el golpe de Estado fallido del pasado julio

EFEestambul

La Fiscalía turca ha dado este miércoles orden de detener a 101 imames que prestan servicio en las Fuerzas Armadas y los servicios secretos. Sospecha que mantienen vínculos con la cofradía de Fethullah Gülen, el predicador exiliado al que Ankara acusa de instigar el fallido golpe militar de julio pasado. Hasta el momento han sido arrestados 55 sospechosos, pero la operación continúa en 31 provincias del país, según el diario 'Hürriyet'.

También expulsa a otros 66 jueces y fiscales del cargo por vínculos con Gülen

El Alto Consejo del Poder Judicial de Turquía (HSYK) ha expulsado del cargo a 66 jueces y fiscales por considerar que mantenían vínculos con la cofradía del predicador conservador Fethullah Gülen, informa la emisora turca NTV.

Los juristas ya se hallaban suspendidos de sus funciones en el marco de una investigación sobre la presencia en la Judicatura de simpatizantes de Gülen, exiliado en Estados Unidos y al que Ankara acusa de instigar el fallido golpe militar de julio pasado.

El número total de jueces y fiscales expulsados del cargo alcanza así a 3.456 personas, señala NTV.

La medida se enmarca en los esfuerzos del Gobierno para purgar el aparato estatal de simpatizantes de Gülen, fundador de una cofradía que durante la década pasada llegó a ocupar puestos clave en Administración y Judicatura, hasta hace tres años con el respaldo del partido gubernamental, el islamista AKP.

La lucha de poder entre cofradía y partido, desencadenada en 2013, llevó al HSYK a suspender a miles de jueces, una medida que se ha intensificado tras la asonada del 15 de julio, atribuido por el Gobierno a Gülen, si bien el predicador niega toda implicación.

El rotativo añade que, según fuentes de seguridad, los imames en el Ejército y los servicios secretos eran a menudo responsables de mantener las relaciones entre los miembros de la red gülenista en Turquía con sus emisarios en el extranjero.

Desde la asonada del 15 de julio pasado, las autoridades turcas han abierto diligencias contra 70.000 personas por posibles relaciones con la red gülenista, y 32.000 se hallan en prisión preventiva, a la espera de juicio.

Los miembros de la cofradía, que propugna una ideología de un islam político muy similar a la del partido AKP, en el Gobierno desde 2002, habían ido ocupando posiciones clave en Judicatura, Policía y Administración durante la década pasada. Hasta hace tres años, contaban con el pleno respaldo de los dirigentes políticos del principal partido turco.

Una lucha de poder desatada en otoño de 2013 llevó a grandes purgas en los aparatos judicial y policial, que se intensificaron tras el fallido golpe de julio, atribuido a Gülen, si bien éste lo niega. El martes, además, el Gobierno suspendió del servicio a 12.800 policías, más del 5 por ciento del total del cuerpo, por sospechas de vínculos con la cofradía.

Fotos

Vídeos