Las Provincias

Los rebeldes prorrusos piden una reunión con Kiev con la mediación de Rusia y la OSCE

Un rebelde, cerca de una trinchera
Un rebelde, cerca de una trinchera / AFP
  • "Cualquier intento de arreglar el conflicto sin la participación de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk será inútil", ha afirmado un portavoz de los separatistas

Los separatistas prorrusos pidieron una reunión urgente con Ucrania en Minsk con la mediación de Rusia y la OSCE para el arreglo del conflicto, en medio de la escalada de tensión entre las fuerzas gubernamentales y las milicias rebeldes.

"Insistimos en que el Grupo de Minsk debe reunirse de inmediato con la participación de representantes de la OSCE, Ucrania y Rusia", dijo Denís Pushilin, negociador de la autoproclamada república popular de Donetsk, en un comunicado recogido por agencias rusas. Pushilin aseguró que los representantes separatistas en Donetsk y Lugansk están dispuestos a "viajar a Minsk en los próximos días y ponerse a trabajar".

"Cualquier intento de arreglar el conflicto sin la participación de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk será inútil y llevará inexorablemente el proceso negociador a un callejón sin salida", dijo. Además, confirmó que los rebeldes se mantienen fieles "al formato de Minsk con participación de Rusia, la OSCE, las repúblicas de Donetsk y Lugansk, y también Ucrania ".

Recientemente, los separatistas pidieron una revisión del mecanismo de control de los acuerdos de paz de Minsk con el argumento de que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) no puede garantizar el alto el fuego declarado el 5 de septiembre pasado.

A su vez, niegan que preparen una ofensiva a gran escala para reconquistar territorios en las regiones de Donetsk y Lugansk, como asegura el mando militar ucraniano, que ha reagrupado sus fuerzas en la zona y movilizado a los reservistas.

La celebración el pasado 2 de noviembre de elecciones separatistas en Donetsk y Lugansk, que fueron condenadas por Kiev y Occidente, dio paso a una reanudación de los combates entre rebeldes y fuerzas leales a Kiev. Después de que en los últimos días Estados Unidos y varios países europeos denunciaran la entrada de convoyes militares con armamento pesado desde Rusia, el Consejo de Seguridad de la ONU advirtió ayer del riesgo de que las actuales hostilidades deriven en "combates a gran escala"