Las Provincias

La OTAN denuncia la entrada de convoyes rusos en Ucrania y Moscú lo niega

Un convoy militar circula en Donetsk.
Un convoy militar circula en Donetsk. / Menahem Kahana (Afp)
  • Los disparos de artillería se han intensificado en Donetsk, bastión de los separatistas prorrusos

Las Fuerzas Armadas de Rusia han negado este miércoles que tengan presencia en las regiones del este de Ucrania, a pesar de que el comandante supremo de la OTAN, el general estadounidense Philip Breedlove, ha advertido de un despliegue militar ruso en apoyo a los separatistas.

Un portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, ha calificado de "infundadas" las declaraciones de Breedlove sobre las "columnas militares que supuestamente vio entrando en territorio ucraniano", informa la agencia de noticias Itar-Tass.

En este sentido, Konashenkov ha negado que haya una base "real" tras este tipo de acusaciones y ha sugerido que, cuanto menor parecer ser la confianza de las autoridades europeas en el dirigente de la OTAN, "mayor es el grado de sus alarmistas acusaciones anti rusas".

Intensificación de los combates

"Vimos columnas de equipamiento ruso, tanques rusos, sistemas de defensa antiaéra rusos, artillería rusa y tropas de combate rusas entrar en Ucrania", declaró en Bulgaria el comandante supremo de la OTAN. "En los últimos dos días observamos la misma cosa que la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa)", agregó.

Casi simultáneamente, el ministro ucraniano de Defensa, Stepan Poltorak, dijo en una reunión del Gobierno que Ucrania se preparaba para el combate contra rusos y separatistas. "Observamos un refuerzo de los grupos terroristas" (el Gobierno ucraniano llama así a los insurgentes prorrusos) y "de parte de Rusia. Observamos sus movimientos, sabemos dónde se encuentran", dijo Poltorak. "Nuestra tarea principal es prepararnos al combate", añadió.

Al mismo tiempo, se intensificaban los disparos de artillería cerca de Donetsk, bastión separatista prorruso en el este de Ucrania. Los disparos, más intensos que en los últimos días, comenzaron a primeras horas de la mañana y parecen dirigidos contra el aeropuerto, bajo control de las tropas leales a Kiev.

"Se escucharon ruidos de artillería y explosiones en todos los distritos de la ciudad", indicaron las autoridades municipales de Donetsk, epicentro desde hace meses de los combates entre el Ejército ucraniano y los separatistas. La situación "va a empeorar", dijo Igor, un exchofer de autobús que reside en un barrio bombardeado por la mañana. "Muchos militares llegaron recientemente a Donetsk", agregó.

En la víspera, la OSCE, encargada de hacer respetar el alto el fuego firmado el 5 de septiembre pasado por los beligerantes y que muchos consideran moribundo, alertó sobre "el nivel de violencia en el este de Ucrania". "El riesgo de una escalada sigue siendo elevado", declaró a la prensa Michael Boicukiw, portavoz de la misión de la OSCE desplegada en varios puntos del país.

Las hostilidades se intensificaron después de las elecciones organizadas el 2 de noviembre en las zonas separatistas, rechazadas por el Gobierno de Ucrania y Occidente, pero reconocidas de hecho por Rusia. En los últimos días, los corresponsales de la AFP en la región vieron la llegada de convoyes militares, compuestos sobre todo por tanques y camiones, sin matrícula.