Las Provincias

El EI amenaza de muerte a los británicos que quieren volver a su país tras luchar en Irak y Siria

  • Las autoridades británicas han sugerido en anteriores ocasiones que los yihadistas británicos que regresasen de combatir junto al Estado Islámico podrían ser juzgados por traición

Los yihadistas de origen británico que viajaron a Irak y Siria para combatir junto al Estado Islámico y que ahora quieren regresar a sus casas están recibiendo amenazas de muerte por parte de la milicia suní, según ha informado el diario 'The Guardian'.

Desde el comienzo de la ofensiva de Estado Islámico para hacerse con el control de varios territorios de Irak y Siria numerosos europeos, sobre todo británicos, han viajado a Oriente Próximo para unirse a la milicia islamista.

El Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización (ICSR) británico ha cifrado en medio millar los ciudadanos británicos que han viajado a estos países, de los que al menos 24 han fallecido en distintos combates.

Sin embargo, varios británicos que pretenden regresar a su país "al querer abandonar han sido amenazados de muerte, ya sea directa o indirectamente", ha explicado el exrecluso de Guantánamo Bay Moazzam Begg, que cuenta con numerosos contactos en grupos rebeldes sirios.

Begg ha explicado que en la actualidad hay decenas de británicos que tienen intención de regresar a Reino Unido pero que se sienten "atrapados". Muchos de ellos pretendían combatir al presidente sirio, Bashar al Assad, pero han acabado enrolándose en la milicia suní por varios motivos, entre los que se incluye el idioma, ya que el Estado Islámico cuenta con numerosos miembros angloparlantes.

"Cuando se establece el Estado Islámico, el califato, y juras lealtad, a partir de ese momento si desobedeces, estás desobedeciendo al califa, por lo que podrían ser sometidos a medidas disciplinarias que podrían incluir amenazas de muerte o la muerte", ha explicado.

Propone una amnistía

Para solucionar esta situación, Begg, de 46 años de edad, ha propuesto que el Gobierno británico amnistíe a todos aquellos que regresen de Siria e Irak e inicie programas de rehabilitación similares al realizado en Dinamarca.

Las autoridades británicas han sugerido en anteriores ocasiones que los yihadistas británicos que regresasen de combatir junto al Estado Islámico podrían ser juzgados por traición. "Están entre la espada y la pared", ha subrayado Begg, que calcula en al menos 30 los británicos en esta situación.

Esta noticia se ha dado a conocer después de que se haya confirmado la muerte de otro musulmán, de 19 años, procedente de la ciudad de Porthmouth, que formaba parte del grupo de seis musulmanes que habían viajado para unirse al Estado Islámico.