Xirivella reclama paneles acústicos para paliar las obras del túnel entre la A-3 y la V-30

Los representantes de Xirivella, ayer, en la spuertas de Subdelegación del Gobierno. / lp
Los representantes de Xirivella, ayer, en la spuertas de Subdelegación del Gobierno. / lp

El alcalde y miembros de la federación de vecinos demandan a Carreteras medidas urgentes para atenuar los ruidos y las vibraciones que padecen las fincas colindantes

MARINA COSTA VALENCIA.

El alcalde de Xirivella, Ricard Barberà, acompañado por el primer teniente, Michel Montaner, y representantes de la Federación de Asociaciones Vecinales Silvel·la de Xirivella, José Luis Sanz y Paco Magro, reclamaron ayer en Carreteras medidas urgentes para paliar las vibraciones y los ruidos que las obras del futuro túnel, que conectará la A-3 con la V-30, están provocando en las fincas colindantes.

Tal y como avanzó LAS PROVINCIAS la semana pasada, vecinos de los edificios más próximos a la zona en obras denunciaron «temblores constantes, vibraciones, grietas y hasta la caída de objetos, llegando a ser la situación insoportable, especialmente cuando trabajan de día y de noche, ininterrumpidamente, impidiendo el descanso normal de las personas que residimos aquí».

Ayer los representantes de Xirivella se reunieron con los técnicos responsables de las obras del túnel para abordar todas estas reivindicaciones y conocer al detalle cómo está avanzando el proyecto y qué plazos se barajan para finalizar la infraestructura.

El encuentro, organizado por la Demarcación de Carreteras, dependiente del Ministerio de Fomento, «ha sido motivado por las quejas de los vecinos y vecinas de la avenida Río Turia por las molestias que están ocasionando las obras».

Los representantes vecinales, acompañados por el administrador de algunas de las fincas de viviendas más afectadas, José Javier Herraiz, explicaron que los propietarios están sufriendo «vibraciones constantes, incluso por la noche». Además, se han detectado grietas en algunas de estas viviendas.

Fuentes municipales explicaron que «desde la Demarcación se aseguró que si después de la investigación pertinente los peritos concluyen que esos desperfectos son consecuencia directa de las obras, se asumirá el coste de la reparación».

Tanto los responsables vecinales como los del Ayuntamiento lamentaron también que la salida del nuevo túnel «no se haya alargado unos metros más para salvar del todo las fincas de viviendas de la avenida de Río Turia» y exigieron la instalación de paneles acústicos y asfalto fonoabsorbente «antes de que la vía se abra al tráfico» para paliar los ruidos y las vibraciones.

Los técnicos de la Demarcación recalcaron que la entrada en funcionamiento del túnel permitirá una mejora sustancial en la ordenación del tránsito en Xirivella, ya que se evitará que los camiones pasen permanentemente por la rotonda de entrada a la población por la avenida de la Paz y por la plaza de España. «Ha sido una reunión provechosa y cordial donde los técnicos de Demarcación han podido dar respuesta de primera mano a las quejas ciudadanas. El Ayuntamiento siempre estará junto a los vecinos y sus reivindicaciones», destacó el alcalde.

Las obras avanzan «a buen ritmo» y se trabaja para que acaben «a finales del mes de febrero», según detallaron los representantes municipales. Un dato importante es que las obras nocturnas «ya han finalizado». Los vecinos de las fincas comprendidas entre la plaza de España y parte de la avenida Río Turia han denunciado «días y noches insoportables por el ruido continuo, fuertes vibraciones, los movimientos de las máquinas y las enormes nubes de polvo que entran a las viviendas». Incluso, alertaron de la existencia de vecinos «preocupados» por la aparición de grietas en sus casas.

Desde Demarcación explicaron la semana pasada que el uso de maquinaria pesada es «normal en obras de dicha magnitud y producen vibraciones que también están dentro de la normalidad».

Fotos

Vídeos