Xirivella realiza obras en el Miguel de Cervantes tras los desprendimientos

Operarios actúan sobre la fachada del CEIP Miguel de Cervantes de Xirivella. / lp
Operarios actúan sobre la fachada del CEIP Miguel de Cervantes de Xirivella. / lp

Las presión de los padres por «la falta de medidas de seguridad ante la caída de cascotes» fuerza al Consistorio a acometer trabajos de saneamiento con carácter urgente

DANIEL NAVARRO XIRIVELLA.

Operarios de la empresa encargada por el Ayuntamiento de Xirivella han iniciado los trabajos de saneamiento en la fachada del Colegio Público Miguel de Cervantes del municipio después de que, tal y como ya avanzó este periódico, el centro sufriera varios desprendimientos en su fachada hace unas semanas a consecuencia del mal tiempo.

En esta línea, los trabajadores han iniciado las tareas de mejora eliminando los elementos más deteriorados que conforman las paredes exteriores del inmueble, compuestas por ladrillo cara vista. La intervención consistirá principalmente en la retirada de aquellos elementos agrietados, dañados o en riesgo de desplazamiento.

En concreto, aquellos equipamientos más peligrosos se encontraban en gran parte de las cornisas de las puertas y las ventanas del colegio. Precisamente, fueron algunos de estos ladrillos, los cuales se encontraban en una de las puertas de acceso al comedor del centro, las que se desprendieron recientemente.

«Hemos acelerado los tramites todo lo posible, con el objetivo de que los trabajos no interfirieran en la actividad escolar», explicó el alcalde del municipio, Ricard Barberà. «Queríamos aprovechar las vacaciones para llevar a cabo los mismos y que estuviesen terminados la semana que viene», apuntó el regidor.

La obras suponen para las arcas municipales cerca de 7.000 euros, que se pagarán de manera subsidiaria hasta que Educación ejecute el plan 'Edificant' en el centro.

Ya el pasado mes de febrero, el conseller de Educación, Vicent Marzà, visitó las instalaciones del Miguel de Cervantes, junto a la vicepresidenta de la Diputación de Valencia, María Josep Amigó. En dicho encuentro anunciaron que el colegio recibiría ayudas económicas dentro de este plan, además de la inversión confirmada en el Plan Municipal de Mantenimiento.

«Desde la Generalitat se nos informó que ellos no tenían la capacidad de poder acometer los trabajos con tanta premura, por lo que nosotros hemos dado un paso adelante, para garantizar la seguridad y evitar la preocupación de la comunidad Educativa», explicó el edil.

El responsable hizo alusión así a las criticas surgidas desde la Asociación de Madres y Padres del centro, después de que el Consistorio, tras los desprendimientos de los materiales de la fachada, tan solo procediera a reforzar los vallados , que ya estaban colocados previamente, con el objetivo de que ningún alumno pudiese desplazar las barreras.

La situación generó malestar entre las familias, que manifestaron que «la seguridad no estaba garantizada en el colegio». Por ello, muchos fueron los padres que llevaron a cabo reclamaciones en el Ayuntamiento y anunciaron protestas si «no se actuaba en el colegio de manera inmediata». No obstante, la concejala de educación, Encarna Martí, se reunió con la dirección del centro y con representantes del AMPA en el Consejo Escolar , lo que paralizó las acciones desde la agrupación a la espera de las actuaciones por parte del Consistorio.

Fotos

Vídeos