Xirivella cierra el año con un remanente positivo de más de 650.000 euros

El endeudamiento baja hasta el 87% en 2016 y la capacidad de financiación se sitúa en los tres millones de euros

A. D. XIRIVELLA.

El Ayuntamiento de Xirivella ha cerrado el presupuesto del año pasado con un remanente de tesorería de 667.708 euros y una capacidad de financiación de más de tres millones de euros, cumpliendo el objetivo de estabilidad presupuestaria. El endeudamiento ha bajado hasta el 87% con una deuda bancaria de cerca de 16 millones y un ahorro neto de 1,6 millones.

Los resultados de las cuentas generales revelan, según fuentes del equipo de Gobierno, que el Ayuntamiento cumple con la regla de gasto y tanto los ingresos como los gastos en su conjunto «se ciñen a las previsiones iniciales».

El concejal de Hacienda, Rubén Langa, señala que, estas cifras, «demuestran que la gestión económica de la administración local es la adecuada». «Con uno de los niveles más bajos de la presión fiscal de la comarca, hemos conseguido de nuevo tener un remanente de tesorería positivo y cumplir con todos los indicadores que marca la ley», explica.

El concejal añade que, desde su área, «nos gustaría que este superávit pudiera usarse para mejorar los servicios que ofrecemos a la ciudadanía, pero la ley Montoro nos obliga nuevamente a destinarlo al pago de los bancos, una medida muy injusta porque este desenvolso está totalmente garantizado y no existe ninguna razón lógica para avanzarlo», y es que el saldo positivo no podrá usarse para inversiones, sino para amortizar deuda.

Por su parte, el alcalde, Ricard Barberà, considera que «estamos haciendo un gran esfuerzo como administración local de la que dependen numerosos servicios, a pesar de la mala financiación por parte del Estado». «El remanente positivo es una buena noticia y demuestra que el Gobierno plural de Xirivella está haciendo bien los deberes, con el rigor y la seriedad que se requiere, poniendo los intereses de la ciudadanía siempre por delante», concluye.

Fotos

Vídeos