Vuelta a clase con más barracones

El alcalde de Burjassot, Rafa García, visita los barracones del CEIP San Juan de Ribera. / lp
El alcalde de Burjassot, Rafa García, visita los barracones del CEIP San Juan de Ribera. / lp

El San Juan de Ribera de Burjassot aplaude la llegada de los tres módulos pendientes desde su reapertura, mientras en Albal critican el uso de los mismos Sonrisas y lágrimas por la llegada de aulas prefabricadas a diferentes colegios

DANIEL NAVARRO BURJASSOT.

La llegada de barracones a diferentes centros escolares de la comarca de l'Horta despiertan ilusiones y disgustos, a partes iguales, en los distintos centros públicos afectados.

Desde el CEIP San Juan de Ribera recibieron la noticia de la llegada de estas aulas con alegría. El colegio tiene en pleno rendimiento los tres puntos prefabricados que faltaban, tras la remodelación que se llevó acabo en el edificio antiguo del centro educativo. La reforma contemplaba también la instalación de este tipo de módulos que pudieran dar cabida a una serie de espacios necesarios para el mejor funcionamiento del centro.

Precisamente, la ausencia de los mismos fue una de las principales quejas en el acto de reapertura de las instalaciones escolares, tanto por parte del AMPA, como de algunos grupos políticos.

Las aulas permitirán dotar al centro de un nuevo comedor para las clases de Infantil, con una nueva aula de inglés, dos nuevos espacios para cuartos de baño, una nueva sala de profesorado y un espacio multiusos. «Aunque las aulas prefabricadas no era realmente nuestro objetivo, el hecho de que estén instaladas y se puedan utilizar permite a todo el centro continuar con su gran labor educativa y retomar el pulso a su vida diaria», señaló el primer edil del municipio, Rafa García.

Muy diferente ha sido la valoración del alcalde de Albal, Ramón Marí, el cual lamenta que desde Conselleria se haya optado por instalar varias aulas prefabricadas en el instituto de la localidad, como solución al problema de masificación que viene teniendo el centro escolar, ya que «Educación ha sido avisada cada año del progresivo crecimiento del alumnado, sin que se haya adoptado una solución definitiva».

Tanto desde el AMPA como desde el Ayuntamiento lamentaron que «se haya improvisado esta solución provisional para una situación que se preveía, con medidas que afectarán al desarrollo normal de la vida escolar del alumnado, por los horarios partidos y la instalación de estos cuatro barracones».

El alcalde ha recordado que «en las numerosas reuniones realizadas con el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, se le ha hecho saber la situación de masificación del IES de Albal, exigiéndole la ampliación del centro como solución definitiva y no la adoptada para el inicio de este curso».

3'3 millones de inversión

Por otro lado, la Diputación de Valencia aprobó destinar más de 3,2 millones de euros a 16 localidades de la comarca, para que desde estos Consistorios se acometan actuaciones de conservación y mantenimiento en 16 centros de Educación Infantil y Primaria. La partida forma parte del Plan Municipal de Mantenimiento de Escuelas, en el que participan la Generalitat, la Diputación y los Ayuntamientos.

En concreto, se actuará en un total de siete centros de l'Horta Nord: el CEIP Mare de Déu del Pilar, de Bonrepòs i Mirambell (230.000 euros); el CEIP Villar Palasí, de Burjassot (230.000 euros); el CEIP San Juan Evangelista, de Massamagrell (180.000 euros); el CEIP 'El Crist', de Meliana (180.000 euros); el CEIP Vicente Mortes, de Paterna (230.000 euros); el CEIP Bisbe Hervàs, de Puzol (230.000 euros); y el CEIP 'El Castell', de Albalat dels Sorells (130.000 euros).

En l'Horta Sud se intervendrá en el CEIP González Gallarza, de Alaquàs (230.000 euros); el CEIP San Blas, de Albal (130.000 euros); el CEIP Ausiàs March, de Aldaia (230.000 euros); el CEIP Benjamín Benlloch, de Manises (230.000 euros); el CEIP Jaume I, de Mislata (180.000 euros); el CEIP L'Horta, de Paiporta (230.000 euros); el CEIP Villar Palasí, de Quart de Poblet (180.000 euros); el CEIP Lope de Vega, de Torrent (180.000 euros); y el CEIP Miguel de Cervantes, de Xirivella (230.000 euros).

Fotos

Vídeos